Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

martes, junio 29

Detenerse


 Una silla se estremece
tropiezas descalzo con la pata
no te detienes
le arreas dos coces
para que se encaje.

No se si es el calor
la testosterona
o que vierto en ti
bramidos de madre
aquejada de ser eso, tu madre.

Detenerse un momento
entre los dos marcar una pausa
es así mi sueño , siempre
para que algo cambiara
entre los dos.
cuando la improbabilidad
se ha ceñido a nuestra costumbre
y no hay manera de romperla.

Detenerse.Una pausa dentro de la pasión
que nos carcome a los dos
ímpetu de joven mal genio
sin buen patrón, ni dirección
desde un origen
que conoce mis recovecos
deseo de ser mi padre,
mi madre o mi hijo

Tú desatas la furia en la silla
mal encolada
la has plantado en medio del largo pasillo
y la gata tumbada en el asiento
perpleja ante la costumbre
Yo me detengo un rato
resuena tu aullido en mi garganta

no se gritar ahora.

Será mejor que me marche
y no me detenga.





lunes, junio 28

Rotterdam, junio 2010












 
 

 Tierra marrón oscura
  plana bajo el mar
  contenida por diques flotantes
  que abren sus puertas a los barcos
  cuando la marea baja.

 Pájaros zancudos, gaviotas, tórtolas
 vuelan y sacuden alas a su antojo
en estanques de agua verdosa
lotos flotantes
cascadas de agua cristalina
robles, arces, hayas erguidos firmes
frondosos
verde esmeralda, verde aceituna
que de verdes asoman por doquier
a la luz del sol de junio
perezoso y húmedo

 No quiero regresar.

Molinos de viento modernos
alzados en la ribera de un brazo del puerto
nada pintan, no encajan, inservibles
a su vez los molinos de siempre
parecen mofarse de los nuevos
desde su presencia y solidez
los barcos chatos relucen
avanzan ràpidos hacia su destino.

De ninguna manera quiero regresar.

Mis lazos con la tierra oscura mar plomo
son de paz
siempre hay una culpa que no se extingue
quisiera purgar.

  He regresado, mil añozanzas están por pasar.






viernes, junio 18

Queen of the Slipstream. Van Morrison

You're the Queen of the slipstream

With eyes that shine

You have crossed many waters to be here

You have drank of the fountain of innocence

And experienced the long cold wintry years.

There's a dream where the contents are visible

Where the poetic champions compose

Will you breathe not a word of this secrecy, and

Will you still be my special rose?

Bridge Goin' away far across the sea

But I'll be back for you

Tell you everything

I know Baby everything is true

Will the blush still remain

On your cheeks my love

In the light always seen In your head?

Gold and sliver they placed At your feet my dear

But I know you chose me.

Instead Goin' away... etc.

You're the Queen of the slipstream

I love you so

You have crossed many waters to be here

And you drink at the fountains of innocence

And experienced, you know very well .

Music and lyrics Van Morison

jueves, junio 17

María, Virginia, Mamá

  
 

Una niña con semblante de muñeca
nacida en Medina del Campo
castilla nevada y plana
explosión de la guerra civil
tu padre de la infantería de guerra
la madre de mi madre inocencia frustrada
alma de nervios , siempre atacada
Mi madre de la mariquita pérez
dedáles, canastillas , las damas negras,
niña fina de Madrid
hacía novillos para escaparse al cine
y ver Mogambo o a la Garbo
anhelando un camino menos tortuoso
correspondiente a su rango
de la sagrada sección femenina de las JONS
obligación de ser bella, buena, servicial
y hablar cuando las gallinas hacían pis
hija de tu abuela María
mimada , consentida , arropada en el caserón
con los honores de ser primera nieta.
 
 Un tunel entre tu juventud y despertar en Barcelona
treinta años de exilio secuestrado por un patán
me fui de tus brazos demasiado pronto
no quería estar allí ni contigo ni sin ti
volvía a tu consuelo
mientras tú pudiste emprender tu propio viaje
hacia un mundo propio de energías, zen
darle un sentido a una existencia borrascosa
por ser una romántica de belleza inusual
con inteligencia bravía
emoción nada contenida
inocente ante la picaresca humana

Te quiero en la distancia
madre mía
nos separan algunos kilómetros
demasiados quizás para nosotras
tus sueños son unos
los míos comienzan apenas
o más bien recomienzan
sin echar del todo raices, como tú
de manera definitiva, en niguna parte.


viernes, junio 11

Se prohibe prohibir (publicado en Levante 11 junio 2010.Valencia)


Levante-EMV.com » Opinión Se prohíbe prohibir




Virginia Mataix



 La ponientá se plantó en Valencia el último día de mayo. Qué viento o no viento más despiadado que sopla por esta tierra tan fértil que deja fuera de juego a cualquiera y con la cabeza del revés. Si a este fenómeno atmosférico le añadimos el paquete de normas que se van a imponer este verano en las playas de nuestra costa , el ánimo se ve turbado por no decir malhumorado. Se prohibe jugar a palas. Ya me han dado en las narices. Con lo bien que lo pasa el personal y una misma con las amistades o la familia jugando a darle a una pelotita que no hiere. Pues se acabó. También se prohibe miccionar, no sé si dentro del agua o en la arena. Me cuenten por favor cómo puede detectarse lo primero. A no ser que hayan empleado a mucho personal experto en análisis de agua de mar. No se puede llevar perros. Supongo que tampoco cabras, loros, caballos... Cantar o tocar la guitarra no me fijé si se iba a prohibir. La verdad es que suele haber alguien cantando o haciendo acordes , no siempre bien entonados, pero al menos le da un toque de alegría al ambiente playero. Hombre si se canta mal, no lo aguanta ni Dios.

Quizás lo más acertado es no dejar al bañista entrar en el agua con bandera roja. Y a ver qué hacemos con las sombrillas cuando vayamos a darnos un chapuzón, porque si lo interpretan las autoridades pertinentes como que se dejó para guardar el sitio... multa al canto. Quiero creer que el supuesto de la plantada de parasol será más bien por Benidorm, donde muchos turistas conquistan un terrenito de arena a las 7 am y no lo retiran hasta el anochecer. Acudir a una playa muy masificada conlleva ciertos riesgos, sobretodo cuando la gente no tiene más remedio que veranear en autobus porque carecen de coche y de salario mínimo que les permita a lugares más privilegiados donde se pueda uno echar en la toalla a gusto sin desfiles de masajistas, vendedores, patrullas...

Pues eso, que nos preparemos todos muy bien antes de salir a disfrutar de las magníficas playas de nuestra costa de Azahar y Blanca. Últimamente hay que pensarse todo unas cien veces, además de llevarse la billetera por si acaso, además de comprar baratijas o chuches nos cae la multa por no cumplir normas, lo cual , tal como están los tiempos, no es muy apropiado. ¿Nos reímos o ponemos más cara de acelga de la que tenemos?

Qué bello era vivir sin tanta prohibición.

















RADIO NOU

LEVANTE-EMV


Martes 15 de enero de 2008



La indignidad de Ràdio Nou



VIRGINIA MATAIX

Dos aviones trazan lìneas de vapor en el cielo rojo sobre Valencia. Regreso a casa con esa placidez que envuelve mi cuerpo y mi cerebro tras un día en la sierra de la Calderona. Seguro que gracias a mi ánimo pausado y risueño, he podido meditar en un artículo acerca de la refundaciòn de Ràdio Nou, escrito y descrito con decepción, objetividad y amargura por el consejero del PSPV en RTVV, Miguel Mazón, (publicado en Levante-EMV el 11 de enero de 2008).

Mi dominio oral de la lengua valenciana no es académicamente correcta, pero he tenido el honor de leer desde mi adolescencia a grandes poetas y novelistas, tanto valencianos como catalanes o mallorquines, llegando a comprender cada paraula a golpe de diccionario. Tan sólo porque me agrada y me estimula, no por obligación. Soy madrileña de pura cepa, del barrio de la Guindalera. Mis bisabuelos maternos de Alcoy. Mi madre vive en Barcelona desde hace treinta y cinco años. He pasado muchos veranos en Mallorca y en San Juan de Alicante. No quisiera narrar la parte de mi vida ligada al Mediterraneo, pues me haría pesada. Además, tengo otras partes que me vinculan por igual a México (donde tuve que aprender el acento y jerga) o a Estados Unidos (donde aprendí el inglés-americano). Sin embargo, sí quisiera contar, apuntalando o a modo de adhesión , el retrato que Miguel Mazón hace de una radio que conoce bien.

Me quedé sin trabajo en la antigua Radio España en Valencia, después de cuatro años como tertuliana. Empecé, pues, a buscarme la vida y me ofrecieron presentar y dirigir un programa de jazz en Ràdio Nou, Sí Ràdio, por precisión. El entonces director me conocía bien porque venía de Madrid y sabía al dedillo mi currículo. Me comprometí con él a ir soltándome en valenciano y llegamos al acuerdo de que me escribiría yo misma los guiones y los leería ante el micrófono, algo bastante usual entre locutores. Tuve la oportunidad de conocer a través del técnico de sonido a grandes músicos del jazz valenciano, Ximo Tebar, Perico Sambeat, Arantxa Domínguez, Francisco Latino y la Sedajazz (siento mucho no poder nombrar a todos). A veces, si entrevistaba a alguno, se me iba la lengua al traste y me largaba al castellano. No me hicieron ningún contrato. Era colaboradora y me enviaban un cheque por una cantidad, que obviaré, mensualmente.

O lo aceptaba o me quedaba en mi casa. Y así muchos y magníficos periodistas, guionistas, presentadores. Los fijos se han ganado el contrato por oposición. Otros, no se porqué. Claro que acepté. Sobre todo cuando se tiene un hijo, unos recibos que pagar, el colegio y el sueño de ahorrar para un techo propio. Además, no te puedes mover de la tierra donde estás por esas cosas de ir a las reuniones de la escuela y asuntos personales varios. La atmósfera en Ràdio Nou era la del rumor, de intrigas, de estar en vilo, tenso, de tedio, y de gran ansiedad. Si no hay contrato estás en vilo. No puedes ir a la huelga, no tienes derecho a seguridad social, ni a paga extra, a cesta de Navidad, ni a una baja por enfermedad o maternidad, ni a una mesa; te pueden echar cuando deseen, una indignidad. Eres, pero no eres. No puedes negarte por ejemplo a la grabación de cuñas publicitarias, que jamás te pagaban. Sí, aguantas. Aguanté lo que nunca aguanté. Como aguantan las mujeres separadas, con hijos en edad escolar, con pensiones de miseria y sin entorno familiar que pueda ampararte. Aseguro que se traga quina.

Lo peor fue cuando me ingresaron en el Clínico. Por fortuna, o por piedad, me pagaron cada mes que estuve convaleciente. Gracias al director, a la directora de producción y a una bellísima persona, la secretaria de dirección. Cuando volví, aún convaleciente, un director nuevo había tomado el poder por sorpresa. Se fueron a la calle casi todos y todas. Los que no tenían contrato, a la calle. Los que tenían contrato, a las tinieblas de algún despacho.A mí me asignaron un programa de cine. Pedí la colaboración de dos compañeros que hablaban a la perfección valenciano y expertos en cinematografía. Ellos mismos me tildaron de ser una pésima profesional por no hablar con soltura la llengua y querer hacer más un trabajo de redacción que de reportera. Pedí al director de personal que me incluyeran en otro programa o ser documentalista, tarea hecha por mí en TVE, en mi libro Maternidades y en diversos medios de prensa. El señor director de personal prescindiò de mis servicios aquel mismo día. Quise una entrevista con Jesús Wollstein, el entonces nuevo director. Jamás me recibió. Me temo que les importa un pimiento sus trabajadores. A los que allí permanecen, los fijos, intuyo, les invade el hartazgo combinado con la resignación. Como ocurre, por agotamiento y desidia, con el personal administrativo de cualquier país del mundo.

Paso alguna que otra vez delante del edificio de Ràdio Nou. No percibo la misma placidez que siento ahora. Solamente la alegría de un saludo amable y cariñoso de la guarda de seguridad. Qué gracia, nunca me dieron la tarjeta de pase. Qué indignidad de Ràdio Nou, por no decir vergüenza, señor Miguel Mazón.



*Actriz y escritora






Paco Umbral

 Me gustó comer de vez en cuando con él.Ser una de sus musas en aquél Madrid de los 80 y 90. Su mujer María España es una de las mejores fotógrafas de este país.Recuerdo que este artículo me sentómal al principio y le contesté con otra carta abierta en EL MUNDO. Estaba algo dolido conmigo porque no hacía yo ya una gran vida social, ni me interesaba demasiado. Además no había asistido a la presentación de un libro suyo.
  Su muerte me pilló en Altea.Y le escribí un IN MEMORIAM en el periódico LEVANTE de Valencia. Le recordaré como amigo que confió muchisimo en mí como escritora, que me animaba a seguir siendo articulista .Le recuerdo bien.Muy bien.




FRANCISCO UMBRAL



Se manifestó Virginia Mataix con el nuevo cine joven español de la democracia. Yo creo que le falta locura para chica/Almodóvar, pero hacía muy buena monja en la Canción de cuna de Garci. Virginia Mataix es una actriz y una mujer serena, clara y profunda, sonriente y fija, a quien no han dado aún su papel de señora normal, cotidiana, lúcida, de gran actriz. Dijo Laforgue que «la mujer es un ser usual». Virginia es un ser usual. Pero usualmente genial.





Se me había perdido la Mataix en los placeres y los días, pero ahora vuelve a la actualidad (política, no artística) con una frase que me ha dejado de piedra pómez: «Con la tensión que hay, sería mejor no hacer más indagaciones». Aquella dulce progre de hace unos años, cuando vivía en La Vaguada (cuando había Vaguada), se ha pasado al «borrón y cuenta nueva» de Fraga. Virginia, como tantas otras y otros de la progresía artística, del rojerío feminista, está sin duda haciendo arte de Ministerio, a la sombra de la ministra Alborch, una cosa entre valenciana y alpargatera. No se entiende de otro modo esta amnistía entreguista que le concede al PSOE y al Gobierno, porque ella era aquella columnista dura y aguda, llena de obstinación femenina por la verdad, la justicia, la claridad y el decoro. Claro que tías más altas han caído, todas las que ahora se echan de menos en el rojerío de Julio Anguita. Este nuevo engagement de nuestra cultura más joven es penoso en sí, pero más penoso cuando canta en una mujer que para uno era como una capitular esbelta y ejemplar en el códice novísimo de la modernidad y el progreso.



Virginia hacía en el Diario 16 de Pedro J. Ramírez esos artículos que digo, llenos de dulce intransigencia y cruel verdad. Uno amaba en ella el relámpago lento de su risa, la salud intelectual de su mirada, el apóstrofe sencillo de su voz popular. Y ahora, de pronto, un día cualquiera, sale pidiendo silencio, olvido, indiferencia para los delincuentes políticos y financieros. Ya no quiere llegar hasta el final, como antaño. Prefiere transigir por aliviar la tensión, o sea que se adhiere al Orden, el gran argumento reaccionario de la derechona y de Fraga. Al borrón y cuenta nueva. Virginia Mataix, como tantas y tantos, ya digo, se conoce que vive y trabaja (nada sé ahora de ella) al costado caliente del Poder, en la galaxia tibia y habitable de la intelectualidad convencional y del régimen, y, como tiene el talento compravendido, habla de aliviar tensiones y parar las indagaciones, como las maripuris de lujo y las marujonas de orden. Claro que la Mataix, no demasiado relevante, sólo es un síntoma, un signo, un dato en la semiótica de los cristianos nuevos y rojos conversos a la neoburguesía felipista. Hay un centón de artistas, escritores, creadores, poetas, actores, cineastas, pintores y demás canalla de nocturnas aves (que fueron mi mundo), acogidos a las granjas avícolas y apícolas del Gobierno y sus ministerios, donde rige la «ley del picoteo», ya formulada por Piaget, por Paulov, por cualquiera. El caso general nos es tan conocido e indiferente como la niebla de estos días, pero cuando despunta el conato de un viejo camarada, de una joven amiga, le duele a uno el infarto político y se le saltan las lágrimas duras y civiles de la decepción y la desolación, que es más cuando nos cae cerca.



«Con la tensión que hay sería mejor no hacer más indagaciones». Suena a marquesona macho de Embassy. Suena, peor que a Fraga, a Naseiro. Pero lo ha dicho Virginia Mataix, una de las finas y firmes doncellas de aquella progresía. Uno la sigue admirando como mujer y actriz clarisapiente y dulcísima, pero que relea, por favor, sus viejos artículos de Diario 16.










martes, junio 8

La Inopia


   La inopia es un paraíso
desconocido por depedradores
usureros de inocencia aún no marchita
 ser de este mundo, sin serlo
es un terreno cierto, seguro
sin precisar de armas ofensivas

En la inopia me instalo
ante la crudeza de catastrofistas
que arrancan a jiras
la pureza infinita de
almas nobles y buenas
para tiznarlas de culpa
sembrar el miedo

No te lo creas mi niña
no dejes que te asfixien
las malas lenguas
parásitos más perversos
que una rata asustada
tenemos la Inopia

 En la Inopia reina el océano
donde puedes flotar
sin esfuerzo alguno
sin normas de hierro oxidado
con sales de frutas marinas
que nutren tu piel, tu alegría

Vente comigo un rato, niña
déjales que sean héroes de estiércol
vámonos a la Inopia
a chapotear en la alegría.



No más mohines de amargura

         



 Me descubro ahora un mohin amargo
  el estío con este aire espeso
  que irrumpe una año más
  inunda mi voluntad
  
 no quiero discutir contigo, hijo
 déjame en paz bendita
 deja de taladrar mi aventura
 no me incordies , no lastimes
 donde duele

Una vez aprendí a callar
a tragarme los hechizos de rabia
malasangre resentidos de un ogro
magos de Oz malhumorados
imponiendo deberes de instrucción

Meapilas resabiados
cobardes retorcidos
como las zarzas que se enroscan
ante los ríos para impedirte la dicha
de un baño de vida

En esta casa de nadie
me siento vencida por miles de voces
de falsos varones
presagios cargados de miedos
que impiden la dicha
y que en días como hoy
me los creo a pies juntillas

Mi porvenir ya no se labra en futuro
no es mi deseo complacerte a ti
hijo mío
el último de la saga maldita
eres de ti mismo ya
no consiento ni una arruga más
de tu furia adolescente

Se acabó el reparto de papeles
para mi fuero interno
dentro de los lazos de la biología
ni madre, ni amante, ni mujer
viuda o ex mujer
no respondo a nada de eso

Tan solo respondo a quien
a mí se acerque con candor
sin juzgar
con amabilidad , sin disfraces de gloria
con la sutilidad del que no patroniza
y te ofrece su bondad
sin marcarte en  la comisura de los labios
un mohin añadido
de amargura
si no patas de gallo de alegría
de esa inocencia infantil
que te regala una corona
elegante en sonrisa abierta
generosa, incondicional.



viernes, junio 4

Madrid-Valencia


 Madrid -Valencia


 Gata nací, en el barrio de la Guindalera
 en una noche de invierno todavía
 en el Madrid de escarcha en las ventanas
al alba
 cielo azul abierto sin bruma
de primavera en ciernes
casitas pequeñas
y veinte años de paz
rezaban en las paredes,
sosiego fingido, impuesto,
mujeres de luto
por los unos y los otros.

Capital austera entonces
ademanes sobrios
damas con perlas al cuello
la novena, tardes de merienda
vaquerías con vacas
cigarreras en las esquinas
en el barrio de Lavapiés
de porteros de casa y serenos asturianos
en las noches con manojos de llaves

la radio de novelas con Ayuso
Juana Ginzo Elena Francis
los formidables de la SER
de la operación Plus Ultra
y las doncellas, tatas y cocineras
por Serrano Goya Velázquez
Alfonso XII, los Austrias
familias que se fugaron a Francia
a Inglaterra a México a Argentina
huyendo fámelicos de muerte segura
otros medio vivos en el desván
nada de eso supe yo entonces.

Dejé Madrid cuando no fue más
una ciudad entrañable
de atardeceres naranjas violetas
amarillos sin niebla
aire de la sierra Navacerrada
abierta a todo el mundo
inviernos interminables gélidos
ensayando algún papel

Me vine un día a Valencia
húmeda, diminuta para mí
con el encanto de un pueblo
distancias cortas sensualidad quieta
sin tiempo sin la prisa del castellano
reconciliada con su mar
sin darle la espalda ya
plagada de artesanos en cualquier arte
u oficio

Valencia con mil iglesias de cúpula añil
de azahares jazmines huertas sabiduría
entremezclada con Ibn Jafaya o Gaudí
recovecos, calles con nombres distintos
en cada cuadra.

Enigmática como ella sola
femenina hasta las trancas
nunca sabes si es sí o es no
te seduce hasta la muerte.

Celtas, árabes, judíos,
esculpidos en las caras
de sus paisanos, a veces reinos de taífas,
ciudad plana adonde vinieron
no hace mucho
hombres y mujeres de otros pueblos
mientras una aristocracia rica, inmensamente rica
yacía en palacetes de patios amplios.

Madrid descomunal ahora

Valencia por favor, no crezcas.
no crezcas más.





martes, junio 1

Se prohibe prohibir

            Se prohibe prohibir


   La ponientá se ha plantado en Valencia el último día de mayo.Que viento o no viento más despiadado que sopla por esta tierra tan fértil que deja fuera de juego a cualquiera y con la cabeza del revés.Si a este fenómeno atmosférico le añadimos el paquete de normas que se van a imponer  este verano en las playas el ánimo se ve turbado por no decir malhumorado.Se prohibe jugar a palas. Ya me han dado en las narices.Con lo bien que lo pasa el personal y una misma con las amistades o la familia jugando a darle a una pelotita que no hiere.Pues se acabó.También se prohibe miccionar, no se si dentro del agua o en la arena.Me cuenten por favor como puede detectarse lo primero.No se puede llevar perros.Cantar o tocar la guitarra no me fijé si se iba a prohibir.Hombre si se canta mal, no lo aguanta ni Dios.Quizás lo más acertado es no dejar al bañista entrar en el agua con bandera roja.Y a ver que hacemos con las sombrillas cuando vayamos a darnos un chapuzón, porque si lo interpretan las autoridades pertinentes como que la dejé para guardar el sitio...multa al canto. Pues eso, que nos preparemos todos muy bien antes de salir a disfrutar de las magníficas playas valencianas.Ultimamente hay que pensarse todo unas 100 veces, además de llevarse la billetera por si acaso nos cae la multa , lo cual , tal como están los tiempos, no es muy apropiado.¿Nos reímos o ponemos más cara de acelga de la que cargamos?
  Que bello era vivir sin tanta prohibición.

Rocío y Manuel



                                                       Rocío Y Manuel

                                Rocío en Madrid corazón de Huelva
                                Manuel en Algeciras visita a Rocío
                                los dos se pertenecen
                               desde hace hace ya más de dos años
                               se encontraron perdidos por extraños
                               píxeles allá en las redes
                               extraños para mí, aún
                               que no soy, ni quiero familiarizarme del todo
                                con estas velocidades
                               o planetas demasiado anchos
                                pero volviendo a Manuel
                                talento donde los haya
                                sabiduría , memoria de una historia de la tele
                                de la música de los ochenta
                                movidas, pinguinos en el el ascensor
                                un genio de ordenadores y sus formas
                                amigo bueno, fiel de su gente
                                leal a su Rocío
                                espigada, morenaza, centrada
                                pergeñando su porvenir
                                con Manuel
                                semblante serio, risueño a una vez
                                edades tempranas aún
                                 para vivir toda una vida juntos por delante
                                 y cumplir sueños compartidos
                                hasta la eternidad
                                que os pertenece.

                                    Valencia 1 junio 2010