Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, junio 4

Madrid-Valencia


 Madrid -Valencia


 Gata nací, en el barrio de la Guindalera
 en una noche de invierno todavía
 en el Madrid de escarcha en las ventanas
al alba
 cielo azul abierto sin bruma
de primavera en ciernes
casitas pequeñas
y veinte años de paz
rezaban en las paredes,
sosiego fingido, impuesto,
mujeres de luto
por los unos y los otros.

Capital austera entonces
ademanes sobrios
damas con perlas al cuello
la novena, tardes de merienda
vaquerías con vacas
cigarreras en las esquinas
en el barrio de Lavapiés
de porteros de casa y serenos asturianos
en las noches con manojos de llaves

la radio de novelas con Ayuso
Juana Ginzo Elena Francis
los formidables de la SER
de la operación Plus Ultra
y las doncellas, tatas y cocineras
por Serrano Goya Velázquez
Alfonso XII, los Austrias
familias que se fugaron a Francia
a Inglaterra a México a Argentina
huyendo fámelicos de muerte segura
otros medio vivos en el desván
nada de eso supe yo entonces.

Dejé Madrid cuando no fue más
una ciudad entrañable
de atardeceres naranjas violetas
amarillos sin niebla
aire de la sierra Navacerrada
abierta a todo el mundo
inviernos interminables gélidos
ensayando algún papel

Me vine un día a Valencia
húmeda, diminuta para mí
con el encanto de un pueblo
distancias cortas sensualidad quieta
sin tiempo sin la prisa del castellano
reconciliada con su mar
sin darle la espalda ya
plagada de artesanos en cualquier arte
u oficio

Valencia con mil iglesias de cúpula añil
de azahares jazmines huertas sabiduría
entremezclada con Ibn Jafaya o Gaudí
recovecos, calles con nombres distintos
en cada cuadra.

Enigmática como ella sola
femenina hasta las trancas
nunca sabes si es sí o es no
te seduce hasta la muerte.

Celtas, árabes, judíos,
esculpidos en las caras
de sus paisanos, a veces reinos de taífas,
ciudad plana adonde vinieron
no hace mucho
hombres y mujeres de otros pueblos
mientras una aristocracia rica, inmensamente rica
yacía en palacetes de patios amplios.

Madrid descomunal ahora

Valencia por favor, no crezcas.
no crezcas más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario