Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, octubre 15

El ángel Manuel Alexandre voló




Ha desaparecido el ángel de los cómicos secundarios del Estado español.Quíso ser un trágico y no lo consiguió porque era persona que contagiaba a bienestar y amabilidad adonde quiera que fuese. Manuel,exquisito, Manolito entrañable Alexandre degustador de tertulias en la casa de Fernando Fernán Gómez o en el café Gijón.Con esa voz temblona de requiebros ,imitada con cariño, por cualquier admirador de sus actuaciones. Ha hecho mutis de puntillas, sin algarabías con la discreción de un actor de soporte. Sin él nuestro mundo se despide con una pena de difícil consuelo.Los carácterísticos de la escena crecidos durante la guerra civil y la posguerra española se han ido dejando bastante desampara la pantalla.Una estirpe de intérpretes indispensable en cada película, cada función de teatro ,en auellos estudios1 de televisión ausentes de prisas. Llenos de amplio espacio y tiempo para construir una obra dramática.Sin ellos el vacío pesa y se vuelve helado. Manolo ha durado muchísimos años, y eso que no le gustaba la fruta , a pesar de que su madre le dió la murga , preocupada por su salud. Tampoco se casó, pues aunque tuvo sus noviazgos, le arredraba el compromiso legal , por lo típico del oficio en aquél entonces: que si no podré mantener mujer e hijos con esta profesión tan incierta..me quedaré con la duda de si era una excusa para conservar su libertad de tránsito o porque en el siglo pasado los actores jamás sabían, si tendrían o no trabajo al día siguiente de terminar un contrato.Claro, que en estos tiempos ese mal ya es patrimonio de casi todos los oficios y seguro que constituía asunto en una de sus últimas tertulias del Gijón.Tenía don Manuel Alexandre una sonrisa tierna y comprensiva; nada irónico, nada de mala baba, ni puñaladas traperas.Un hombre de principios sólidos. No tenía aristas, y se distinguía por poner paz y gloria en ambientes crispados y gritones.Un hombre nada fatalista, siempre de frente , elegante, los ojos húmedos de bonhomía y alegre. Este querubín moreno además nos hizo reír , pensar, trasladarnos una variedad infinita de emociones desde sus personajes nada protaganistas.Si existe una parcela en el cielo para los secundarios, ojalá que les vaya bonito. Y a nosotros Manolo, por favor, mandanos mucha alegría y concordia de vez en cuando.Falta nos hace.

 Virginia Mataix, Valencia 14 octubre 2010


  publicado en periódico Levante 16 octubre 2010

 Noticia anterior   Noticia siguiente 



-

2 comentarios:

  1. Hola, he llegado hasta aquí, navegando y leyendo por todos los articulo sobre Don Manuel Alexandre.
    He de confesar que al leer tu nombre he recordado que he visto tu trabajo, pero no es esa la causa del por que me he agregado como seguidor tuyo; lo he echo por la forma en que has escrito el pequeño gran homenaje hacia este actor que como tu dices bien:
    Quiso ser un trágico y no lo consiguió porque era persona que contagiaba bienestar y amabilidad adonde quiera que fuese.
    Para mi lo has descrito tan sutilmente bien, tan dulcemente humano (que por otra parte lo era y mucho)que me has impactado y he decidido al instante que si no te importa quiero pasarme de vez en cuando y comentarte cosas de las que lea, pues tu sensibilidad seguro aflora en todo lo que hagas.
    Don Manuel estará haciendo reír a quien tenga a su lado. Moderando, enterneciendo, encandilando y sobre todo enamorando a quienes le escuchen.
    Bueno, lo dicho, con tu permiso me pasare a leerte y a visitarte y a lo mejor que creo que haces... compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito homenaje de quién como toda la gente buena se queda en el recuerdo de quienes tuvieron el placer de compartir un momento con esa persona.

    Y no te enfades, porque a pesar de todo el cariño es inmenso.

    ResponderEliminar