Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, noviembre 18

Aceptar, no luchar

  Se lucha en occidente.
  se acepta en oriente.

 No reacciones, no te latigues
frente al látigo

luchar es contestar
es acción
no es preciso
planta tus talones
serénate
sonríe
ante una llamarada
si te atacan , no necesitas responder
haz una pausa, un silencio
como si no fuera contigo
esboza una risa
déjalo pasar
o tan sencillo como
dejar de jugar
a eso
eres más que un muñeco que se deja
puedes ser y no hacer
sin dejarte matar a dentelladas
puedes inspirar una brisa
y no dejarte afectar
puedes ser un junco
no un trozo de hierro
que cuando sopla el viento
se dobla, se deja mecer
pero su raíz está intacta
bien hundida en la tierra.

2 comentarios:

  1. Un poema muy sabio, con tintes Taoistas y Budistas.
    Tienes toda la razón querida amiga. Pero, (siempre hay un pero)jajaja, como bien sabes y conoces, en el sentir ancestro de toda filosofía oriental, hay una ley invariable, el yin y el yan.
    ¿Que significado tiene en el ejemplo al que nos referimos? "la violencia". No puede haber calma sin movimiento, lo mismo que no puede haber no-acción sin acción, blanco sin negro, etc. Significa esto que para uno contestar con no-acción ante un ataque, ya sea verbal, físico u de cualquier índole, antes debe entender este sentido que existe entre esta dualidad. Para una vez entendido y asimilado como forma de vida, poder usarlo ante cualquier situación.
    Cuando alguien te agrede, tu respuesta (interiormente hablando) es sin tu poder mediar estresante, la sangre fluye mas rápido y el cuerpo se prepara para la lucha, como desde la noche de los tiempos ha sucedido. Esto es inevitable e incontrolable. Lo que suceda a partir de aquí, si que es controlable y ahora es cuando entra en juego la verdadera fase de la no-acción. Pero también he de decir que conseguirlo, es realmente muy difícil y no de palabra como la mayoría de las personas hacen; que por otro lado son las que mas miedo me dan a mi. Todas estas religiones, sectas y tipos filosofías que se presentan como muy pacifistas, como los salvadores de la humanidad... !agárrate que vienen curvas¡. Prefiero personas como las gaseosas, al principio explotan, pero el gas pierde fuerza y queda después lo calmado.
    Un besazo Virginia

    ResponderEliminar
  2. Y cuanta razón llevas, Dani,cuanta. A mí no me gusta ningún tipo de religión organizada. La teoría es fácil.El budismo, el taoísmo...son religiones.Conozco algo de todo esto. No idealizo, en absoluto y me creo a pocos.Además, pienso que al final son sectas, es decir has de pasar por el aro en ciertas doctrinas o prácticas si perteneces o ingresas en ellas.
    En cuanto a la violencia, todos la llevamos dentro y ,bueno,se puede aprender a practicar ciertas meditaciones y a no responder.A veces se consigue.
    Lo de boquilla...pues , en efecto. Y lo de pontificar, también.
    Creo, que la humildad, bien entendida, es lo mejor para practicar.Es decir, darse cuenta de lo vulnerable que uno es, de la gotita en el universo que uno es, pero que a pesar de eso, tenemos tambien grandes aciertos.
    Enfin, la práctica, un poquito cada día y creo que tú sabes de eso, es para mí la primera responsabilidad de cuidado personal.Cuidarte a ti mismo, tu vida...
    Explotar como la gaseosa, al final quedas exhausto. En mi opinión es mejor apartarse y ponerse a salvo.
    Yo , exploto muchas veces, como la gaeosa.
    Si te gusta el cine de autor...vi la de Copia Certificada, y me gustó.

    ResponderEliminar