Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

domingo, noviembre 28

Ana María Matute, Premio Cervantes








   Lucrecia era mi profesora de literatura en cuarto de bachiller y reválida.En los libros de texto , la generación del 27 aparecía representada por Manuel Machado en letras gordas y su hermano Antonio en paréntesis. Ana María Matute había nacido en 1925 en Barcelona y empezó a escribir cuentos de un realismo abrupto sobre los niños y mayores. Fue compañera de tertulias literarias en años siniestros de posguerra, de la generación truncada de los 50, con Carmen Laforet, Carmen Martín Gaite. Una mujer guapísima, exhuberante, que le gustaba el bricolage.
 Lucrecia la nombró de pasada en una clase y mi madre guardaba algunos cuentos de ella.Leí " La rama seca", sobre una niña que se pasa todo el día encerrada en la casa de unos agricultores, porque está enferma y su único juguete es una muñeca hecha con una rama.
  Es un relato sobre la brutalidad con los niños cuando se es pobre e ignorante por falta de medios.
 Hace unos días a Ana María le han concedido a sus 85 años el premio Cervantes.La tercera mujer que lo gana a lo largo de treinta años.
 No es una rencorosa con los que la hiciero daño.Le gusta pasar dos o tres horas sola para relexionar y dice que a los niños les gusta estar solos para poder cear su mundo propio.
 No ha dejado a la niña que fue.La lleva dentro, por eso sigue escribiendo sobre el bosque, los gnomos, lo mágico, lo real, la envidia a mansalva, el roble, la risa, el sentido del humor que lo conserva a raudales.
 Inspirada por los hermanos Andersen, Grimm, Perrault su género ha sido el cuento, aunque en España el cuento no es tan reconocido como en los paises nórdicos.
  Me he alegrado de que haya salido coronada por ese Cervantes merced a su vocación ejercida durante toda una vida.

2 comentarios:

  1. Como ya sabemos tu y yo, y por ello nos cabreamos, en el arte, para que valoren el trabajo, por desgracia deben estar muertos los artistas.
    Menos mal que e vez en cuando, a alguien, mas o menos merecido se lo reconocen. Yo prefiero que lo reconozcan a quien no lo merece de vez en cuando, antes que no se lo reconozcan a ninguno de los que si lo merecen.
    Y en este caso, como en otros muchos, es bien merecido, por toda una vida dedicada al noble arte de escribir y dar por amor todo lo sentido incondicionalmente, casi siempre gratuitamente o mal pagado, como decía, y en este caso muy, muy merecido.
    Hay mucha diferencia en regalarse uno (al escribir lo hacen) casi gratuitamente, y el putiferio creado en los medios, que no se dan así mismo, sino que venden hasta su madre si se les pidiese. Y sin embargo pagan cifras astronómicas por saber como lo hace el pimpollo de tal y con cuantos lo hizo la tal. Todo esto, con la vergüenza ajena de los que pagaríamos cualquier cifra por leer (de ser imposible de otra manera) los cuentos de Ana Matute o cualquier otro autor preferido. ¿Quien pone los precios a estas cosas? Como puede ser posible que alguien prefiera leer una mísera revista de carnaza festiva bariobajera a un simple cuento, a un simple poema de Alberti o Miguel Hernandez, o un trabajo de Gracia Marquez.
    Esto es increíble y vergonzoso.
    Felicidades a ella y a nosotros los amantes de la literatura.
    Como me gusta hoy decir esto: Literatura =10, insulsos = 0.

    ResponderEliminar
  2. Ella, estuvo casi veinte años sin poder escribir.Tuvo una depresión que no le dejaba centrarse.
    Sí volvió a escribir fue porque la gran madre de la literatura en Catalunya es Carmen Balcels. Una representante que devolvió la dignidad a los escritores.
    Secuestró, literalmente a La Matute a los 75 años y la puso a escribir Olvidado Rey Gudú.
    Carmen Balcels está practicamente retirada, pero sigue cuidando de sus criaturas, Ana María Matute, Gabo, Vargas Llosa, Onetti, Mendoza, Isabel Allende.
    Ha sido la única que ha sabido manejar las carreras de los escritores en los cuales creyó y conocer los entresijos de los premios, además de valorar la figura del escritor frente al editor y de que el editor ya no ningunee al escritor y le trate de manera respetable y amable.
    Dani, no voy a entrar en lo miserable que está el mercado de la telebasura.No me interesa, en serio.Allá ellos.Cada uno es responsable de su propio mundo imaginario, personal, mental...la vida es lo único que nos regalan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar