Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, noviembre 13

Berlanga, la tercera B



Escena hecha por un genio. El verdugo.La guardia civil  buscando en las cuevas del Drac al verdugo que no quiere serlo.



 Es un cuadro.Podría recordar a pintura de la época negra de Goya. Final de El Verdugo.







Secuencia final de Vivan los Novios. La madre ha muerto.El entierro, el séquito que se convierte en una araña
como si emulara a una sociedad que teje su propia red de la cual no puedes escapar.Eran tiempos de Franco.




 Calabuch. Rodada en Peñíscola . Retrato de la España cutre, cañí, toros,
pobreza y un extranjero sabio que se va allí.Pepe Isbert, Jose Luis Ozores....




 La Escopeta Nacional. El marqués Leguineche era un noble de España , empresario de teatro.Luis Escobar.
Trabajé en uno de sus teatros en Madrid y era un señor divertidísimo tal cual lo retrata la película.Tenía entonces yo un perro y tenía que llevarlo al camerino y siempre que se acercaba Luis el perro se hacía pis en su pié y me decía:  " este perro tiene raza, si señor, tiene raza".
Chus Lampreave haciendo de sirvienta al cuidado del gallinero.


  Fué   para mí el más guapo de las tres "B" de la historia del cine español, Buñuel, Bardem y Berlanga. Los tres enormes directores de cine en blanco y negro de la época más repremida y represiva del franquismo.La censura les hizo crear diálogos, situaciones y sobre todo imágenes  en planos secuencia de esa realidad lúgubre que impregnaba el ambiente.Cuando miro de nuevo planos finales de El Verdugo o Vivan los Novios, me llegan cuadros de la pintura negra de Goya. Y cuando vuelvo a ver la escena de los dos guardias civiles ,megáfono en mano, a la búsqueda en barca por las cuevas del Drac en El Verdugo, no puedo parar de la risa. Buñuel , el más veterano, fue  surreallista, socarrón, aunque tuvo una etapa , para mí, la mejor, en México con el guionista Luis Alcoriza (Los olvidados, El, Subida al cielo)..Juan Antonio Bardem, era más comprometido politicamente con el Partido Comunista , hijo de actores, que dirigió películas ambientadas en un realismo social ( Calle Mayor , La muerte de un ciclista , Siete días de enero ) y fue  co-director-guionista -productor con Berlanga. Quise trabajar con él, pero razones de producción no lo hicieron posible.Me conformo con haber gozado del afecto familiar y de ser compañera de rodaje de su hijo Jose Luis.
   Si hay algo de Berlanga que me gustaba era que solo en sus películas los ricos y los burgueses no tenían que aparentar su condición.Te los creías porque elegía como actores a  personas que pertenecían a esa clase.Por tanto en sus películas no existen gestos de nadie que rechinen al espectador. Plasmaba con rigor la exquisited de la aristocracia, la banalidad burguesa , la desdicha de los pobres.Lo más cutre, lo más miserable de cada personaje era expuesto hasta la saciedad. Y lo más entrañable también.
   Siempre defendía "Tamaño natural" como su mejor película. Para mí, la historía más misógena y que daba cuenta de su lado fetichista y de voyeur.
   Actores que rodaron con él  en La Vaquilla le acusaban de ser cruel porque les hacía repetir las escenas hasta cuarenta veces y terminaban exhaustos Salvo Alfredo Landa, que le conocía muy bien y le paraba los pies en seco. Bardém  usó la misma técnica. Ensayar mil veces,  y rodarlas otras tantas para conseguir la perfección.Las escenas corales exigen  mucha concentración, paciencia y buen estado mental y físico.La Vaquilla supuso al equipo actoral  un entrenamiento militar en regla. Terminaron exhaustos y despotricando de Berlanga.Ahora bien, el resultado ahí queda, en la eternidad del cine..Los genios como Berlanga tienen eso, no se dan por vencidos hasta conseguir plasmar en su plano lo que han concebido en su mundo interno.

3 comentarios:

  1. No me gustan las necrológicas, pero este Otoño parece haber venido con ganas de llevarse antes de que el frío llegue a muchos de los queridos, conocidos y gente añorada. Es una buena época para descansar, para quedarse mirando desde un banco en el parque preferido como cambian de colores las hojas, como el aire las lleva de un sitio para otro, como sin prisa anochece y nos ponemos el suéter de manga larga, pues empieza a refrescar.
    Espero que todos ellos, estén en el mismo banco y desde allí se rian de sus vidas, espero juntos al refrescar vallan caminando muy tranquilamente en la misma direccion que el sol, hasta que de lejos se vean muy diminutos, y al final desaparezcan... como el otoño.
    Este Otoño se nos van muchos de los mejores, se nos va a quedar la vida un poco vacía, sin hojas.

    Un abrazo Virginia.

    ResponderEliminar
  2. A mí me está gustando escribir sobre las personas mágicas, especiales, con un mundo propio extraordinario y que me guiaron , me hicieron reír.Sobre todo reír, con ese sentido del humor que nos llena la vida.Encima muchas de sus películas nos retrató , retrató la mezquindad, lo miserable de personajes reales , lo disparatado de situaciones sórdidas...haciéndonos reír.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, si Virginia, pero hazlo de los que están aún vivos. Ellos se alegraran, y mas que por el articulo, por estar vivos. Les solemos dedicar una entrada a los que recién fallecen y eso es digno de tener en cuenta, pero siempre vamos detrás, en segundo puesto en la carrera contra la muerte, así nunca quedaremos primeros y nunca le daremos esquinazo. Jajajaja.
    De todas las formas, antes o después siempre que se haga el reconocimiento, es muy hermoso, ellos seguro lo notaran, y si no... nosotros somos un poco mas felices, al recordarlos. Siempre he pensado que el recuerdo, es mas energético que la oración, por ese motivo prefiero recordar y no olvidar a rezar.
    Un besazo Virginia

    ResponderEliminar