Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

lunes, noviembre 1

No griteis tanto

 



Los gritos, esa agresividad a ras de piel
 no los echo de menos,
 esa alharaca indignada
respuestas a tiros
ante un miedo inoculado
un miedo a la incertidumbre
nada es ya para siempre
y se contesta a gritos
aridos, aspereza,

cada cual a defenderse
instalados en el autismo
de quienes nada quieren sentir
acorazados en la angustia
gritan por el susto
No vislumbraras serenidad
ni compasion en ademanes
solo saben arrasar e insultar
sin apice de escuchar otras voces diafanas
trasparentes, mas cuerdas
gritan sin pararse unos minutos
tan solo a cavilar
a conversar con otras voces de experiencia
a acordar en vez de luchar a tontas y a locas
se reafirman en sus chillidos, avasallaje
despotricar sobre lo que desconocen
y se niegan a conocer
por torpeza
por falta de reflexion
tan facil es para ellos atacar
reaccionar en caravanas
como emperadores seguidos por sus huestes
avidas de prepotencia.
La serenidad es un oficio, tambien
donde rasgarse la garganta es un atentado a tu propia vida
la cordura es precisa para bajarse humos sin sustancia
mirad hacia otros lados donde
se esta sembrando la paz
y los pobres inician camino
sin pasar hambre por desgobierno tamizado por la razon

No es necesario ya rugir por el desencanto
hay otras formas de cabalgar
con canciones armonicas

sin temeridad...sin dar bandazos
nos hace falta serenidad
para apagar fuegos fatuos
que desconciertan aun mas al personal.

4 comentarios:

  1. Debo ser sincero con migo mismo y por propia decisión con tigo. Yo, después de trabajar diez horas continuas en fabricas con muchos decibelios, en maquinas ensordecedoras, tengo el tono de voz muy alto, a veces demasiado. tengo también un carácter impulsivo, pasional y efervescente lo cual conlleva muchas veces gritar mas de lo que me gustaría. Pero dentro de esos gritos nunca hay odio, malicia ni agresividad. He conocido por desgracia otras formas de gritar, llenas de odio, muy muy agresivas, hasta incluso de ser capaces con esta forma de gritos de poder cortar, abrir carnes en dos, de punzonar hasta lo mas hondo del alma. También he sufrido los famosos "Gritos del Silencio" e incluso el mas vulgar, el insulto gratuito, la vejación, el robo a grito armado de todo lo que una persona puede ser, dejando sin nada a quien se grita.
    Por ello admiro, a las personas que no lo hacen, admiro la cultura japonesa, de la forma en que respetan el silencio de los demás, admiro la educación de cualquier país que visitas de Europa, en los bares nadie grita, en los transportes públicos, en las casas, ni siquiera hablando.
    Aquí, nadie respeta a nadie (algunos si, pero muy pocos) en las cafeterías tienes que alzar la voz mas que el de la mesa de al lado para oír a quien tienes al lado, y así sucesivamente hasta convertirse eso en una jauría de borregos.
    Nos queda mucho por aprender y la mejor forma, (que por otro lado es la que mas nos costara) la mejor forma, como decía es callando y escuchando.
    Un abrazo Virginia

    ResponderEliminar
  2. La cultura japonesa...mi madre practica yuki y katsugen en Barcelona. LLeva estudiando agnos y es su forma de vida.Existen escritores japoneses que me gustan mucho.
    Y el Zen , si, respeta los silencios, como el budismo, la no invasion hacia el otro.Ya por eso un respeto, Dani.
    Trabajar en las condiciones que tu has trabajado obligan a gritar. Te entiendo. Las explosiones emocionales , a veces no se pueden evitar. Y somos mediterraneos, muy distintos de la cultura del Norte de Europa, donde se trata de escuchar y chillar lo menos posible, pero son muy aguantadores, mas calvinistas, diria yo.Ahora bien, aqui hay tranquilidad, en Holanda se respira tranquilidad, te sonrien cuando les miras, existen esas viejecitas estupendas en bici, se habla ingles, se bebe bastante cerveza, pero no se critica tanto a la gente.
    Hay tolerancia y muchos beneficios sociales, se nota que aqui la crisis no se ha cobrado tantos parados.Pagan muchos impuestos , pero se ven los resultados.
    He tenido que vivir an varios paises, por trabajo de mi padre y por mi profesion de actriz y somos muy diferentes los mediterraneos, latinos de los vikingos, sajones.Aqui el emigrante tiene su espacio y se da la integracion.Tambien tienen tradicion de democracia desde hace muchos anos. Nosotros somos casi unos recien nacidos en la democracia.
    Buenos dias , Dani, que tengas un buen dia.

    ResponderEliminar
  3. Por alusión a tu madre te diré que soy un apasionado de Japón. Si tengo que hacer recuento de mis amigos la mayoría son japoneses. Aquí en Valencia conozco a muchas, algunas casadas con amigos míos, desde pequeñito adoraba Japón, y las veces que he tenido la suerte de ir, mi familia japonesa (con la que hice intercambio cuando estudiaba japonés) mi familia me dice siempre que yo soy japonés, en otra vida. o mi alma es japonesa.
    Japón, y todo lo que eso significa... son mi vida.
    Me alegro que tu madre sea así... por afinidad a la misma cultura, se que será una mujer espléndida y de una sensibilidad abrumadora, y que eso le costara, o le habrá costado muchas veces mucho sufrimiento. Pero que por otro lado siempre recompensa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es muy sensible.Mi madre.Lee al que fue premio Nobel, no se bien como se escribe, se que el apellido es Oe.
    Y hoy almorece sushi.
    Me has recordado que he de ir a visitarla.
    Si te gusta tanto Japon y lo agnoras, espero que viajes tanto como puedas alli.
    Gracias por leerme y dejar comentarios.

    ResponderEliminar