Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, noviembre 3

Volver



 Un dia me marche
hice el equipaje con desgana
y le segui
con mi hijo
con la culpa prendida
en tres partes dividida
con la maleta y el camion
una mudanza a Valencia
plante la vocacion
esa que ahora no te permiten
y me vine al Mediterraneo
fue definitivo
o permanente
que se yo ahora
en una noche fria
han pasado diez anyos
un siglo para mi
que es ahora cuando
veo demasiada luz y brisa
lejos quedaron los decorados
los personajes
idas y venidas tempraneras
o nocturnas
al lugar de rodaje
y cuando te moriste
dale que te dale
si vuelvo o no
el ninyo grande, conteston
ya vuela solo
quiero volver
y no quiero
deseo dar mi alma de nuevo
y dudo, siempre la duda
entre una ciudad a la que no pertenezco
y retomar lo que mas ame
lo que mejor borde.

2 comentarios:

  1. No se que decir, ante tanta tristeza, ante lo que al leer me invade. Que por otra parte, al final veo que tienes ganas de hacer lo que una Virginia dice, si, y la otra dice, no. Que difícil situación, la dualidad siempre genera dolor, pero el dolor este es añadido, lo ponemos nosotros, ante las dualidades, debiéramos escoger cualquiera, por no saber si en el futuro nos deparara dolor o alegría. Nunca se sabe... No pienses que te depararan las dos cada una por su lado, es imposible de saber, elige una y adelante. Lo importante es, que sea elección tuya, egoístamente tuya y de nadie mas.
    Un abrazo Virginia. ¡¡¡ ANIMO!!!

    ResponderEliminar
  2. Sin querer, sin ser obligatorio ya, sino muy deseado, me paso por aquí, ya ávido de tus letras y de tus entradas. Me paso, muy gustoso para leerte y de no haber nada nuevo... solo saludarte.
    Buen fin de semana Virginia.

    ResponderEliminar