Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, diciembre 15

El empeño estéril




 Quería sujetar el mundo
para que no se rompiera
tomaba asiento en la silla coja
y apretaba las manos contra los muslos
los pies encogidos, tensos sobre el suelo
como si por empujar tanto la baldosa
se fuera a detener, el mundo, un instante

A lo mejor, si paran todos, lloran
o no esquivan la mirada torva
de los  se elevan por encima , altivos
miserables dueños del mundo 
esos, a los que deseas borrar, quizá,
a lo mejor se dan cuenta que no hay muerte
o que si algo se les muere
será la dejadez de seguir encadenados
de no poder nada ante los que pueden todo

no sostengas el mundo con tus puños clavados
en un trozo de madera pulida
te quedarás roto de cansancio estéril
te saldrán canas antes de tiempo,
puedes salir afuera y abrir la mano
buscar a quienes como tú , caminan
siguen el paso que les marcan los poderosos
los que juegan con tu miedo.

Te has atrincherado en la silla
no en la zanja de tierra húmeda
estás ahí, en tu cueva amarga
sin querer poner tu espíritu
con los que como tú, se han dejado
se han dejado ofender, robar, insultar
gobernar y lastimar su vida hermosa.

Vuelve a tu lugar con los tuyos
y será menos el empeño en la silla
y mas grande tu conquista por un mundo nuevo.

Virginia Mataix

1 comentario:

  1. Bella oda por la no dejadez, por la auto-lucha y por la unión. Ya me empiezo a plantear si es así o incluso si ha sido así de por vida, desde siempre.
    Pienso que estamos en el limbo. No el cristiano. Sino en el natural. Estamos justamente en el medio, entre el "salvaje" reino animal y entre el hombre inteligente.
    Cuando un hombre hace cualquier salvajada lo comparan con cualquier animal. Cuando es inteligente su hacción, con el súper hombre que todos queremos ser.
    Creo, que la mayoría, estamos a gusto así y nos da igual que la evolución siga y nosotros nos quedemos en el limbo. Pensamos que mientras los cuatro sonados que luchan, reivindican y mueren luchando consigan el futuro, la igualdad y la "felicidad" ya es suficiente, pues siempre de rebote nos tocara algo.
    Mientras personas como tu piensen, luchen y escriban, los insensibles, los holgazanes,
    los insolidários, siempre recibiremos algo. Mientras tu pases el frío de la soledad y la injusticia, nosotros estaremos viendo el fútbol en casa tranquilos.
    ¡Pero que injusta es esta vida!
    Un besazo y un abrazo.

    ResponderEliminar