Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, diciembre 18

Marinaleda




…Siempre he pensado en Marinaleda. A lo mejor se puede hacer algo alli, sin que te llamen útopica, como mi tía, sin ser insultada por un tipo que duerme en la sucursal del banco y al que no he querido despertar de su moña yaciendo en el suelo.


Rosa, (me refiero a Rosa María Artal) que humanista carta  la de Mario Soares (El País 16-diciembre-2010). Este país está en manos de ancianos, pero hay ancianos honorables y otros que no.

Zapatero se ha endiosado, supongo, sin contar con asesores, a los cuales se les paga sueldos altos.¿Cómo va a escuchar a Mario Soares? Sí el último despido que ha hecho ha sido al delegado del gobierno en Valencia Peralta, un hombre cabal.

Me daré un paseo virtual por Marinaleda, quizás haya un lugar para mí donde pueda poner voz a algunos versos .

Un sitio donde te digan que eres una tonta por ir a la manifestación, prque no habrá nadie y es mejor el facebook, como dice mi tía…o donde no haya que increparse, donde por mirar a los ojos de un dueme-moñas en un banco no sea lo frecuente.

No me extraña que Negrín renegara de este país y conste en su lápida en Francia su arrepentimiento de haber aceptado ser último Presidente de la República Española y haber salido del anonimato “del cual nunca debí salir”.

1 comentario:

  1. Jajajaja. Querida Virginia, que te digan utópica es lo mas bonito que a una/o persona comprometida le pueden decir. Y al mismo tiempo, que un impresentable mire mal o increpe a una persona honesta, es el mismo halago, aunque he de reconocer que a uno le repatea. Pero simplemente es una cuestión de estar en el lado que cada uno ha elegido.
    Lógicamente no me refiero al hecho que un mendigo, pobre, parado, etc, haya elegido serlo. Todos conocemos a mendigos, pobres y parados pero con mas dignidad y honestidad que muchos de los mal llamados "normales". Ser un impresentable nunca esta unido a ningún rol ni casta. El que lo es, lo es. Venga de la cuna que venga.
    Sobre lo de Marinaleda... ¡Aaaahhhhh! En cuantas ocasiones he estado tentado de escribir al Gallardo, diría yo mas al Quijote de su alcalde.
    Le recuerdo en los 70, cuando coreaban aquello de ¡la tierra para quien la trabaja!.
    Muchas veces como te digo, cuando la ciudad, sus gentes, yo mismo, cuando todo me llena de suciedad, algo me tienta a irme a un sitio así, para simplemente "VIVIR".
    Yo, por otras razones que no tienen que ver con la política, ( a lo mejor, si pero sin saberlo yo) me han catalogado de "loco" "iluso" "soñador" y también utópico. Al principio me molestaba, con el tiempo al ver la gran diferencian, el gran espacio que nos separaba, o estando tan cerca, eso mismo me reconfortaba, esa diferencia me cargaba de energía.
    Yo, empece por los setenta y pocos, con el libro rojo de Mao, que curiosamente, en vez de cautivarme políticamente como al resto de mis amigos, me desvío hacia la filosofía China, y mas tarde oriental. Si el cambio político, fue duro, imaginare alguien que pensase así, y ademas dentro de una familia católica apostólica y romana. Jajajaja. Cuantos disgustos le di a mi pobre Madre.
    Bueno, que me enrollo. Lo dicho amiga: Si, utópica, y a mucha honra.
    ¿Hay algo en esta vida que no sea una utopia?

    ResponderEliminar