Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, enero 6

Mi propio escenario en 2011



 En 1999 dejé de aceptar cualquier papel que me propusieran para la televisión o el cine.Había comenzado a ser actriz a los dieciocho años en papeles de teatro infantil durante ls fines de semana en Madrid.El resto de la semana asistía a las clases del Laboratorio del TEI. También asistía a las clases de periodismo en la facultad de Ciencias de la Información,pero menos.Me aburría mucho .
  Han pasado varios años desde que no intervengo en ninguna serie o película,con la excepción de participaciones en Pasapalabra y en alguna entrevista. Mi labor en Valencia ha sido la de impartir clases en varios Centros Sociales y culturales, como en Nazaret, Mislata, Chirivella alternándolo con cinco años en una emisora desaparecida Radio España.Un programa nocturno diario de tertulia.Despues Radio Nou donde presentaba y dirigía diariamente una hora de Jazz y Pop.El cambio de director y una séptima intervención de endometriósis, me dejaron de nuevo fuera de juego durante un buen tiempo. Murió Josep Vicent Marqués, marido, compañero y padre de mi hijo,en 2008, al que estuve unida desde 1987, pero al cual quise excluir de mi vida al año de vivir en Valencia.No fue posible.Y no voy a contar los detalles, desde luego.
 Quise que Jaume, mi hijo, tuviera una estabilidad que yo no había tenido.Así que rechacé todo aquél trabajo que me propusieran hacer lejos de Valencia y pasando noches fuera de casa.Desde luego mi hijo no gozó de el sosiego emocional que deseaba para él, pero de alguna manera ha podido desarrollarse en un lugar fijo.Una casa de siempre, forjar amigos muy queridos y forarse en una escuela pública que le ha ayudado y apoyado con solidez.Además los vecinos de enfrente, Pilar y Santiago maestros le han guiado y cuidado en numerosas ocasiones.
 Rechacé un guión de Icíar Bollaín, Flores de otro Mundo, con rabia.Pero debía trasladarme a un pueblo durante siete semanas.
  Mientras tanto he ido al cine no comercial casi todos los fines de semana, para ver en los Babel o en los recientemente cerrados Albatros las películas españolas de los directores y directoras que deseaba ver, las inglesas, palestinas, iraníes, alemanas, argentinas, francesas y pocas italianas.Italia pasó de ser gloria a ser un desierto.Ni  Bertolucci, ni Ettore Scola.Nada.
  De vez en cuando desde 1999 escribo un artículo de opinión en el Periódico Levante.También lo hice en el Diario de las Provincias como comentarista de cine.
  He sido bastante combativa.Pertenecí al Partido Comunista primero desde 1977, luego a Izquierda Unida y a CCOO, hasta que pasé a formar parte de La Unión de Actores y en 1989 a la creación de una de las Asociaciones más importantes de derechos de gestión  imágen de actores, dobladores, bailarines en España, tal y como lo venía haciendo Francia y otros países europeos.Los actores y los artistas somos un colectivo especial, que nunca fue demasiado mimado o protegido por otros sindicatos. Pareció, en estos lares, que ser actor o intelectual o músico no exigía esfuerzo, y que además era cosa de cómicos y por amor al arte.Y no.Cuantos actores se han caído de un andamio en medio de una función de teatro quedando en silla de ruedas, sin protección...enfin titiriteros, a los que Pilar Bardem ha devuelto el apoyo y unos derechos, además de ayudas.
  Me he vuelto a proponer a mi misma tantas veces regresar ante la cámara como una secundaria o de reparto, que es lo que me corresponde.O teatro. En este año de estreno 2011 , sin cirugía estética,  con más patas de gallo que nunca, pero fiel a mi estilo, mi fuero interno me susurra que indague un poquito por la vereda de la actuación.Ya que cantar, aunque no lo hago nada mal, le ha dado a todas las actrices por la cosa.Puede que sea el año en que me decida a participar en colaboraciones.De lo contrario, Jaume, que es muy plasta cuando le da la vena, me insistirá cada tarde, cada vesprada...: ¡Mamá vuelve a ser actriz que es lo mejor que sabes hacer!
 El niño, que quiere ser independiente de mami, de una puñetera vez y tocar la guitarra eléctrica a sus anchas con sus cuates.

 

4 comentarios:

  1. Yo poco he de animarte, pero me apunto a la petición de tu hijo. Y no por el mismo motivo, sino por ser lo que tu deseas (Si eso es, claro)
    Ya sabes que si en algo te puedo ayudar, en este caso poco u nada. Pero en los demás, solo lo tienes que decir y ...
    Ya me gustaría que regresaras, tendría un “Amiga” en el teatro, en el cine, y en el sitio mas importante que ya estas, en mi corazón.
    Mi mas incondicional apoyo. ¡Animo y al toro! Usando un dicho muy festivo taurino.
    Un abrazo Amiga.

    ResponderEliminar
  2. Virginia, siempre te recuerdo desde que dejaste en mí la imperecedera estela de tu paso por aquel distraído programa televisivo «Si lo sé no vengo».

    Siempre me he dicho para mis adentros cada vez que lo recuerdo: "¿Qué habrá sido de Virginia Mataix?"
    Seguidamente de esa interrogante, me decía a la vez: "Me gustaría encontrarla un día para preguntarle si le parecería su compañero Jordi Hurtado tan repelente y tan cargante como siempre me pareció a mí".
    Comprendo que no contestes. Comprendo también que si contestas sea para defender al ex-compañero de la tele, ¡no faltaba más!, ¡¡¡pero es que a mí me parece un repelente niño vicente de marca mayor!!!

    (Hala, ya lo he dicho)

    Ante todo, perdóname pues de lo que me felicito es de habarte encontrado en esta maraña de la blogosfera.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  3. Hola Virginia… a través de un amigo recordé quien eras y sí, paso mucho tiempo pero no importa lo que si que importa es que hagas aquello que tú quieras, y este es un buen momento, año nuevo, vida nueva, un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola Virginia, he descubierto tu blog y te sigo. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar