Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, enero 21

Nódulos sin tu abrigo

                                


  Se me ha apagado el color de mis cuerdas de canto.La voz fatigada de hablarte tanto.
  Así lo vaticinó segura mi profesora mientras pintaba las escalas al piano.
  Asímismo el doctor Alí, zona del Grao, calle de Padre Porta, lo suelta de cuajo
        Tras endosarme un tubo desde la nariz a la laringe.

  Arañada la tesitura, la última recompensa de mi frustración
  Quedo en zozobra, sin dar la vara, ni perorata por un tiempo prudencial,
          Es decir, muda a la fuerza.


  A la  escucha de mi quejido para mis adentros
  Sin hechizos de luna que me sanen de súbito.
      Más muda que nunca.


  No existe magia, ni pócimas sagradas, sacrosantas, angelical
  Que restañe mi ronquera, mi tejido conjuntivo, epitelial
  En dos días desabridos, sin abrigo de tus brazos, ni amparo de tus ojos,
  Elijo a quien no está cerca, lo más lejos, que es no contar con él,
        En el día tras día.

  Que una cosa es que juntitos los dos vivámos, bajo el mismo techo,
  Y otra muy distinta es que la distancia sea tan larga,
        En kilómetros, en formas de vida.

 Asi pues, muda, torcida, contrariada, sin ganas de nada
Me voy a soñar con mis cinco sentidos con mi fuerza vulnerable
Lágrimas sin sonidos, sin color, apagada por un grito a destiempo,
        Me queda el baile. Y quien sepa conquistarme.

  
 

3 comentarios:

  1. Sé que eres una mujer fuerte y con tablas (Como bien dices tu de otras) en la vida.
    Se que te apasiona la música, el canto... pero eres una artista de la coronilla a los talones.
    Y cuando una es artista, necesita dejar salir, proyectar esa corriente, esas vibraciones por donde sea. Si no puedes cantar, bailaras, si no pudieras bailar, te queda escribir, pintar, haciendo lo que hagas e incluso sin saber que lo haces, harás harte. Otra cosa mas difícil, mas triste es que te las valoren. Pero arte... tu, por los cuatro costados.
    Un abrazo y suena repetitivo... pero si puedo en algo, ya sabes.

    ResponderEliminar
  2. De forma accidental llegue aquí y al leer todo esto no pude evitar emocionarme.
    Sueña con tus cinco sentidos y lamento no saber bailar para acompañarte en tu danza y haber olvidado con el tiempo, como se conquista a una mujer.
    Seguiré leyendo tus escritos con tu permisa.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu visita y tu comentario, ya que procede de una polifacética artista.
    Tal vez no se debieran de sentir, por que se sufre y se hace sufrir y no es por afán de retener, no, tan solo apartarse y dejar que la otra persona sea feliz con quien lo desee.
    Visítame cuando lo desees, mi cueva ahora como habrás visto es calida...

    ResponderEliminar