Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

lunes, enero 10

Una de Pánico , sin favor



  Naomí Klein publicó  "la doctrina del shock". Es una investigacción exhaustiva y documentada sobre el  estado de "shock" practicado en ciudadanos, lo que produce.Este video de youtube explica por encima esta doctrina y está subtitulada en español.

 
No es ninguna radical de izquierdas, ni comunista a ultranza, ni un monstruo que quiere usar estas teorías en beneficio propio.Es Naomi Klein  una periodista y economista  canadiense, escritora de libros enfocados a la investigación del capitalismo salvaje y es activista contra la Tercera Vía o Globalización (ideada por Tony Blair y Anthony Giddens). Realizó una película con su marido en Argentina, durante la crisis , trasladándose a una planta de automóviles donde sus trabajadores iban a ser despedidos por el cierre.Los trabajadores se hicieron cargo de la planta de coches y desarrollaron una cooperativa como alternativa a un sufrimiento colectivo de familias.
 Se dedica a desmontar el neocapitalismo de forma sistematica e investigando la verdadera naturaleza de esta doctrina que provoca desmantelamiento de empresas, consumismo atroz, contínuo deambular de trabajadores por otras tierras, migraciones, suspensión de pagos, suspensión de bienestar, paro, enfermedades mentales, físicas, falta de protección de servicios sociales, privatización de la salud pública y falta de valores nobles.
 En su libro "La doctrina del Shock" publicado en 2007, Naomi Klein, sostiene que la doctrina del shock , del pánico, es una táctica del poder financiero para ocultar la naturaleza real de un problema y justificar la adopción de medidas excepcionales, siempre en contra de los más pobres y destinadas a que estos no sepan de que va la cosa.
 Por ejemplo, y me voy a basar , aquí, en un artículo escrito por Juan Torres López, economista reconocido, catedrático de economía en Málaga, los últimos coletazos de la crisis se están situando en estos momentos en las cotizaciones de las diferentes divisas y la explosión de la deuda, algo que alarma a la ciudadanía y  produce miedo.
    Lo primero que me creí, fue: " ahora los chinos vienen a por Europa y Estados Unidos.Menos mal, que me voy a lugares donde me llevan a entender bien lo que existe tras la tàctica de los grandes poderes financieros.Me leo a Juan Torres  y  dejo aquí las palabras escritas por él y Antonio Garzón : "No se trata de una guerra desatada por los países emergentes o menos desarrollados contra los más ricos.  Parece más bien todo lo contrario: éstos últimos están tratando de utilizar sus divisas, cuando pueden hacerlo, como protección frente a las agresiones comerciales, financieras y cambiarias que reciben.

Hay que tener en cuenta que el papel del dólar como moneda internacional está cada vez más en cuestión y en peligro como consecuencia de que el déficit exterior de Estados Unidos y la política de incremento de la cantidad de dinero, como acaba de ocurrir con la creación de liquidez por valor de 600.000 millones de dólares por la Reserva Federal, son materialmente insostenibles por mucho tiempo.

El objetivo de esta última decisión de la entidad encargada de la política monetaria es estimular el consumo a través de una técnica conocida como Quantitative Easing y que consiste en utilizar esos dólares recién creados para comprar títulos de largo plazo de deuda pública estadounidenses.

De tal forma se busca presionar a la baja la rentabilidad ofrecida por tales títulos. Y como los préstamos a largo plazo se suscriben con la rentabilidad de los bonos estatales como referencia, se espera que tenga un efecto estimulante en el consumo.

Además, los nuevos dólares en el mercado contribuyen simultáneamente a devaluar la moneda estadounidense frente al resto de monedas internacionales, lo que favorece a sus propias exportaciones y estimula el crecimiento de la actividad económica.

Lo que así lleva a cabo Estados Unidos no es ni más ni menos que una auténtica devaluación competitiva, es decir, una disminución programada de la cotización de su divisa, del dólar, para favorecer, como acabamos de señalar, las ventas de sus productos en el exterior. Y es esa política de Estados Unidos lo que, como acaba de reconocer el Premio Nobel Joseph Stiglitz, “invita a una respuesta de los competidores” (Una guerra de divisas no tiene vencedores).

Algo que es natural y legítimo porque el resto de países están igualmente interesados en utilizar el sector exterior para salir de la crisis. Y es porque la devaluación de la moneda estadounidense les perjudica seriamente, por lo que están comenzando también a devaluar sus monedas. Y, cuando no pueden, incluso a establecer controles de capital con el mismo fin.

La situación es especialmente problemática en una situación como la actual. La demanda mundial se mantiene muy débil, de modo que la lucha por las exportaciones es muy intensa y lo más probable es que una espiral devaluacionista de este tipo (sin medidas globales que permitan recuperar la demanda) al final no de buen resultado para nadie.

Por eso, aunque la prensa económica internacional haya intentado presentar a los países emergentes como los culpables de esta guerra de divisas, el sentido apropiado para describir la agresión es el que acabamos de señalar. Es Estados Unidos y, más generalmente, los países ricos los que comenzaron con las devaluaciones al intentar superar la crisis salvando a los banqueros a través del uso sistemático de la máquina de imprimir dinero.

Precisamente esta nueva dimensión de la crisis en forma de crisis de divisas refleja también la incapacidad de las políticas neoliberales -y de los gobiernos y organismos internacionales que las propugnan- para encontrar una salida a una crisis financiera que comenzó hace ya más de tres años.

Sin medidas de cambio estructural, sin verdaderas reformas en la regulación financiera y comercial y dejando de nuevo que las grandes entidades financieras y las multinacionales dominen sin problema los mercados, las economías de casi todos los países del mundo se encuentran de nuevo, o siguen, en grandes aprietos. Y lo está quizá de un modo particular Estados Unidos, dada su envergadura y el liderazgo imperial que impone al resto del mundo.

El crecimiento de la economía estadounidense desde los años ochenta se ha fundamentado en la combinación de déficit fiscal (fundamentalmente debido a las rebajas impositivas de las administraciones republicanas) y déficit privado (un ahorro privado inferior a la inversión), lo que lógicamente ha tenido también reflejo en un creciente déficit comercial (La razón de este desequilibrio se deriva de una ecuación básica: Saldo comercial (Exportaciones-Importaciones) = (Ahorro interno – Inversión ) + (Ingresos públicos – Gasto público). Si los dos saldos de la derecha registran déficit, también debe ser negativo el saldo comercial).

Eso es lo que ha provocado que Estados Unidos se haya convertido en un país deudor neto con respecto el resto del mundo. Es decir, la primera potencia mundial ha necesitado atraer cada vez mayores cantidades de ahorro mundial para poder mantener su crecimiento dado que no genera el suficiente ahorro interno para financiarlo. De hecho, ya atrae cerca del 80% del ahorro mundial.

Estados Unidos puede mantener esta situación solo gracias a que esa ingente cantidad de deuda emitida (fundamentalmente bonos del Estado) está denominada en dólares, su propia divisa y cuya cantidad en circulación, por lo tanto, puede controlar a su antojo.

Así es como se produce el equilibrio tan inestable que domina los mercados de divisas. Estados Unidos como economía deficitaria se endeuda masivamente poniendo en circulación títulos en dólares y los países con superávit en sus cuentas corrientes, como China, utilizan sus reservas de divisas para comprarlos, permitiendo así que Estados Unidos siga creciendo.

El problema estriba en que este esquema no puede perdurar por mucho más tiempo, y menos aún cuando la crisis internacional ha puesto de relieve la debilidad del dólar como moneda internacional de referencia.

La crisis de las divisas no es ninguna guerra contra los países ricos. Es simplemente una manifestación elemental de que la confianza en que han de sustentarse los mercados está bajo mínimos, como consecuencia de la evolución de la crisis y del coste cada vez mayor de la solución imperial que Estados Unidos impone al resto del mundo como forma de afrontar los problemas económicos internacionales.

Es imposible seguir así. Por mucho que se quiera, no se puede seguir haciendo depender la economía mundial del poder económico de una sola potencia imperial como es Estados Unidos. No se trata de una simple opción moral o política, que ya de por sí estaría justificada y sería imperiosa. Se trata además de una imposibilidad puramente económica y financiera: Estados Unidos no dispone ya de la capacidad de maniobra que tuvo en 1945, ni la situación ni la solvencia de sus economía son las de entonces. Es verdad que puede forzar la situación y es lo que está haciendo gracias a que, a diferencia de su economía decadente, mantiene su gran y creciente poder político y militar. Pero eso se llama imperialismo y la respuesta a los problemas que crea no puede ser el tratar de condenar a quien se defiende de él sino instaurar un sistema de relaciones económicas, financieras y de gobierno multilateral, democrático y sometido a los principios de la justicia y la igualdad. "   Copiado del Blog: Ganas de escribir, de Juan Torres López.

2 comentarios:

  1. Siempre que entro aquí, me entero, realmente de cosas tan interesantes, tan practicas y claramente contadas que ya prefiero visitarte a leer el diario.
    Es una pena, que una analista Económica-Política como tu este sin poder escribir en cualquier diario. Cuando hay gente que escribe en sus columnas y (quizá sea yo) pero no les pillo la idea, el mensaje.
    Tu escribes tan claro, tan transparente y sencillo que no me cuesta entenderlo y aprenderlo. Ya sea el que sea tu articulo.
    Bueno, sigue así. Y Gracias.
    Un besazo Virginia.

    ResponderEliminar
  2. Dani, no me gusta la economía, pero puesta a indagar voy dando con economistas (hoy parecen los médicos)que dan explicaciones muy simples.
    Agradezco lo que dices de mí.
    Daría la impresión de que esto es un embrollo, pero no tan difícil.
    A veces tengo la sensación de que unos cuantos muy ricos, pero muy aburridos, se han dedicado a líar las cosas y a aprovecharse de los que han pagado el pato siempre.
    Pero bueno, a ver si podemos disfrutar de lo que somos y tenemos.Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar