Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

martes, febrero 1

IBN JAFAYA, poeta de Alcira

El gran poeta de Alcira, Ibn Jafaÿa, escribió sobre las inundaciones que se sufrían en la zona de Xarq al-Andalus, versos estremecedores:

                                                                      
        


He vuelto a Alzira

entre el trueno que retumba en mi oído

y la lluvia que azota mis hombros,

como un ave paralizada por las aguas

cuyos polluelos están en el nido, atormentados,

viendo cómo se derrumban los muros

bajo el peso continuo de las nubes.



El mar de la riada,

oleadas de barro;

el cielo, generoso en lágrimas;

los edificios, resquebrajados,

humillados como cautivos

ante el tirano.



Los edificios se venían abajo

inclinándose a tierra

como lo harían las comisiones

delante de los reyes.

Se diría que imitaban

a los fieles en oración.

  Ibn Jafaÿa

1 comentario:

  1. Otra cultura sabia, antigua y apasionante, los musulmanes por el contrario que les pueda parecer a la mayoría son sensibles y sabios. Poetas, filósofos, metafísicos, astrólogos, constructores, etc. Solo "Por suerte" tenemos que pasearnos por cualquier ciudad de nuestro bello país para darse cuenta, para ver su huella, su riqueza y amor por esta tierra que nosotros " Mas sabios" estamos destrozando, este país que un día tubo los mas hermosos Palacios, los mas agradables baños, la mas admirada huerta, la mas armónica convivencia. Antiguamente eran burdos, analfabetos, y salvajes. Por lo menos eso es lo que muchos creen. A¡sí nos va! Aquí, en todo el territorio han convivido durante muchísimo tiempo cristianos, musulmanes y judíos. Todas y cada una de esas cultura dejaron maravillas. Aun las podemos ver o incluso utilizar.
    La pregunta es: ¿Que les vamos a dejar a nuestros nietos nosotros?
    ¿Les dejaremos el ejemplo de la tolerancia?
    ¿Les dejaremos sabiduría, valor, solidaridad?
    Y la ultima y mas grave... ¿Les dejaremos una tierra donde vivir?
    Este poema demuestra una vez mas el amor a la tierra, a los elementos que le tenían.
    Es admirable.
    Un abrazo Virginia.

    ResponderEliminar