Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, marzo 3

Alas de furia, alas de futuro

 No me des la espalda
 con alas de furia
y yo en el suelo de adobe
mirando al infinito
se ha desintegrado,
se desperdigaron como las migas de pan
con viento huracanado,
por el este y el oeste
norte, sur, a los costados,
me dieron la espalda
como me la das tú,
 ahora,
 revivo el cántaro que estalla
contra baldosas despegadas
queriéndolos recomponer
allí,
pasado,
presente,
cuando me das la espalda
con alas de orgullo,
futuro,
se uniran las piezas
integradas de una vez por todas,
sin lealtad por vosotros,
sin querer ya areglar
un mundo que ya no es propio. Virginia Mataix©

4 comentarios:

  1. Me despierto,
    ¡de repente! como un infinitesimal segundo
    se abre un brecha,
    un atisbo de claridad
    recorre mi noche interior,
    y a su fugaz parpadeo,
    ¡me recorre un escalofrío!
    puedo ver, mi finitud,
    mi existencia limitada,
    el guiño de la muerte.

    Un solo instante,
    un sutil roce,
    para ingresar en la cotidianeidad,
    una leve pisada de gato.

    Desayuno,
    finito e infinito,
    se mezclan en mi boca.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana, como otras veces, sentí el escalofrío..........le quería poner palabras, y ahora al leer las tuyas, surgieron....Así es esta magia, este juego, va bebiendo, de aquí y de allí, y aunque nadie lo escuche, aunque, ni tan siquiera se escriban. Florecen en nuestro interior.

    ResponderEliminar
  3. Pasaba para saludarte Virginia, y me encuentro con un poema hermoso donde los hayan.
    Además de un comentario de tu amigo Joan, que es una maravilla de poema. Todo es bellísimo y al final… me ha cautivado. Me ha recordado por su escasez y medido de palabras como bien parecen los haiku.
    Desayuno,
    finito e infinito,
    se mezclan en mi boca.
    Un abrazo Virginia, atraes lo mas importante y lo mas interesante de la gente.
    Felicidades.

    ResponderEliminar