Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, mayo 26

Eduardo Galeano, poesía imprescindible



Eduardo Galeano: Poemas
Son muchos los que demandan poemas de Eduardo Galeano. La selección que a continuación dejo no son, propiamente, poemas al uso, ni fueron escritos con esa intención, pero debido a su interés lírico, no he podido resistirme a rescatarlos. Eduardo es lirismo y poesía en todo momento y en todo lo que escribe, alejándose, conscientemente, de la palabra vacía y el verso rebuscado de los poetas amanerados y huecos; sus escritos trancienden más allá del adorno literario, logrando con ello un ajustado reflejo emocional, dinámico y creíble que no se da en otros muchos escritores. Galeano comunica, impacta, transmite, delata, consigue que reflexionemos sin pretender ser mitinero, rodeando sus palabras con el contenido emocional necesario para que no sea un duro panfleto y sí una bella proclama. La literatura de Galeano es bondad, sencillez, entrega, los precisos componentes para que la palabra penetre en lo más misterioso del cuerpo humano: la maldita alma.Confío haber acertado con esta selección. Todo lo subjetivo tiende a traicionarnos y con Eduardo Galeano uno -yo- no puede lograr ser objetivo. (esto no lo he escrito yo, lo saqué de otro blog de literatura porque este escritor es uno de los más grandes de latinoamérica y con más humildad)

A modo de introducción:
Ventana sobre la palabra 
Los cuentacuentos,
los cantacuentos,
sólo pueden contar mientras la nieve cae.
Así manda la tradición.
Los indios del norte de América
tienen mucho cuidado con este asunto de los cuentos.
Dicen que cuando los cuentos suenan,
las plantas no se ocupan de crecer
y los pájaros olvidan la comida de sus hijos.

POBREZAS
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen silencio ni pueden comprarlo.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar,
como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que comen basura y pagan por ella como si fuese comida.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen el derecho de respirar mierda,
como si fuera aire, sin pagar nada por ella.
Pobres,
lo que se dice pobres
son los que no tienen más libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que viven dramas pasionales con las máquinas.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que son siempre muchos y están siempre solos.

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no saben que son pobres.

EL SISTEMA
Los funcionarios, no funcionan.
Los políticos hablan, pero no dicen.
Los votantes votan, pero no eligen.
Los medios de información desinforman.
Los centros de enseñanza, enseñan a ignorar.
Los jueces, condenan a las victimas.
Los militares están en guerra contra sus compatriotas.
Los policías no combaten los crímenes, porque están
ocupados en cometerlos.
Las bancarrotas se socializan,
las ganancias se privatizan.
Es más libre el dinero que la gente.
La gente, está al servicio de las cosas.


VENTANA SOBRE UNA MUJER
Esa mujer es una casa secreta (es una fortaleza).
En sus rincones, guarda voces y esconde fantasmas.
En las noches de invierno, humea.
Quien en ella entra, dicen, nunca más sale.
Yo atravieso el hondo foso que la rodea. En esa casa seré habitado.
En ella espera el vino que me beberá.
Muy suavemente golpeo a la puerta, y espero.

VENTANA SOBRE LA UTOPÍA
Ella está en el horizonte
Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.
¿ Para qué sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar.
VENTANA SOBRE EL MIEDO
El hambre desayuna miedo.
El miedo al silencio aturde las calles.
El miedo amenaza:
Si usted ama, tendrá sida.
Si fuma, tendrá cáncer.
Si respira, tendrá contaminación.
Si bebe, tendrá accidentes.
Si come, tendrá colesterol.
Si habla, tendrá desempleo.
Si camina, tendrá violencia.
Si piensa, tendrá angustia.
Si duda, tendrá locura.
Si siente, tendrá soledad..

LA UTOPÍA
La utopía está en el horizonte,
me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte
se corre diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine,
nunca la alcanzaré.
¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar

1 comentario:

  1. ¡Dios! Nunca habla leído esto de él. solo he leído alguna cosa suelta.
    Primero, me han servido para reforzar mi lucha interior por luchar con el exterior.
    Segundo, me ha empequeñecido poéticamente hablando... de mayor quiero escribir así.
    Quiero con palabras sencillas decir grandes cosas.
    Deseo con sentimientos limpios, borrar la suciedad y, anhelo con locura, llegar a la lucidez.
    Una entrada digna de los mas hermosos elogios.
    Un abrazo muy fuerte Virginia.

    ResponderEliminar