Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, noviembre 2

Recapitalizar personas, artículo en Levante





Pina Bausch, bailarina (1940-2009) y coreógrafa dedicada a investigar en movimiento y sentimiento.


Lula, recapitalizar personas

 05:30  


Virginia Mataix

En este enredo bizantino nacional de deudas, cuentas de los bancos tóxicas con agujeros negros de la cosa inmobiliaria, que han puesto a la España de los casi cinco millones de parados, hay algo que no acabo de creerme. Hubo una cumbre de los líderes de la UE para acordar de una vez por todas la solución a la crisis financiera. No sólo no se ha solucionado lo nuestro, a mi leal entender, sino que nos la han vuelto a colar.
Resulta que ahora hace falta un billón de euros para crear un nuevo fondo de rescate para la Unión Europea. Y en España, a ingresar la pasta gansa de 26.000 millones de euros en la banca. Anda la osa. Detrás, los halcones de siempre y su troupe (BM, FMI, BCE) que asesoran a los políticos lo que deben hacer. Mientras tanto, millones de ciudadanos acatando con resignación las imposiciones. No obstante, el que fuera presidente de Brasil, Lula da Silva, estuvo en Madrid, invitado por mandamases progresistas del mundo entero y por fundaciones privadas para que les diera sendas conferencias y aprender un poquito de cómo lidiar con menesteres financieros e incluso cómo carajo quitarse de encima a esta jauría sedienta, sin límite, de dinero para recapitalizar la banca o rescatar a un país de sus retrancas privadas.
Lula da Silva, más atemperado, diplomático y enérgico, no pudo ser más directo en su prédica a públicos y  a privados. Dos décadas atrás, cuando aún andaba en la oposición, observaba cómo los Lagardes de turno recomendaban a los dirigentes lo que debían hacer (rescatar a los bancos sin que esto beneficiara en absoluto a los ciudadanos). Cuando fue presidente en 2003 tuvo el coraje de ignorar los mandatos del FMI. Les advirtió de que si no había dinero privado para sacar a su país del lodo, incluida la clase media, lo pondría el Estado (y administraría el Estado). Así fue. Puso a raya al FMI. Recapitalizó las personas, creó 15 millones de empleos en los ocho años de su gobierno, sacó a los pobres de las favelas y se creó una clase media. Brasil, hoy, es uno de los paises más ricos. Ha sido una larga travesía la de este sindicalista, quien devolvió la esperanza y la nobleza de la democracia a sus brasileños.
En la  España cautiva del FMI y de Bruselas, Lula ha repetido con emoción que las personas necesitan sentir que su tierra es más de ellos. Que los políticos han de ejercer como políticos y no como víctimas de las grandes fortunas, de los mercados, de los técnicos.Que vuelvan a ser políticos en vez de monigotes pendientes de las encuestas y que hagan cumplir al G20 lo que prometieron en 2008.
No sólo Lula sufrió en sus carnes la miseria. Sucedió en Argentina (el corralito), en Ecuador, en Venezuela... Como reza IU, nuestros políticos no han pasado ni pasan por la angustia cotidiana de la pobreza día tras día. No les vendría mal una temporadita en el paro.

2 comentarios:

  1. Boníssim article, com tot el que escriu esta xica. Té un discurs sa, detergent, profilàctic, actual sempre i just. Per cert per què no escriu més sovint en el diari?
    Víctor

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Víctor. Si pudiera escribiría más.Pero a veces, no depende de una.
    Pero no sabes la alegría y la motivación que suponen comentarios así para seguir en esto.
    Salut

    Virginia

    ResponderEliminar