Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, diciembre 23

Se deja, la sociedad se deja





Las palabras de rocío
o de balas
cercanas, cautivadoras
repetidas
taladran .
Vienen pronunciándose,
con solemnidad, algunas;
han calado como gota malaya
en las mentes sin sosiego interno:
"se ha vivido por encima de las posibilidades".
Dale y dale, roe que roe,
mientras la sociedad se ha dejado tomar,
por la palabra maquinada, perversa
simplista, blanca y negra,
rápida,
"sí, sí, pero es que vivíamos por encima de nuestras posibilidades"
y se lo han creído
a pies juntillas, una masa rendida
por miles de palabras a puñetazo limpio,
durante lustros.
La sociedad se deja, se deja convencer.
Ya estaba macerada, borracha, maniatada,
adoctrinada, culpabilizada...
Hasta que ayer amaneció el aire trasparente
en conciencias lastradas
y esa sociedad se paró en seco
salió de su rincón,
sumaron cientos y más cientos
de miles, de millones
con palabras rotundas, dignas, integras
si cabe, más concisas:
"Basta, se acabó"
Y se acabaron las catacumbas
regresó el amor con toda su amplitud,
ese que no tiene opuestos,
ni odio, ni envidia, codicia, resentimiento,
amor trasparente como el cielo azul.




1 comentario:

  1. Al principio me pareció una utopía más… aunque más clara en tus labios, en tus versos.
    Pero, algo me dice tanta voz alzada, tanta indignación; algo me dice tanto dolor, me asegura
    la victoria. Te juro Virginia, que lo siento en mi interior. Tu me lo haces desear y ver nítidamente.
    Un abrazo Amiga.

    ResponderEliminar