Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, enero 28

J. Edgar, de Clint Eastwood





 Hoy, tras la salida ayer a la manifestación y aún convaleciente de esta gripe de enero, febril aún, me he abrigado hasta las cejas y me he ido a ver la última película de Clint Eastwood,  "J. Edgar", el hombre corpulento que dirigió la Oficina Federal de Investigación de los Estados Unidos desde los años veinte hasta entrados los setenta.Esta vez este incansable director se ha centrado en una persona que tuvo casi más poder que los propios presidentes de la nación.Leonardo Di Caprio interpreta a un hombre influenciado por la madre puritana (Judy Dench) que deposita las expectativas en un hijo inseguro e introvertido para que no sea como el padre , hundido por el tabaco.Presenta a un profesional obsesionado contra el comunismo y el racismo que desea controlar a cada persona americana  y que cuida su imagen como si fuera una estrella de Hollywood. es un personaje antipático que no se permite caer excepto muy al final de su vida.Como toda película de Eastwood el montaje gira en torno a primerísimos planos, plano medio y pocos generales.Suele seguir con la cámara a sus personajes. La obra de maquillaje y vestuario es de relojería.Juega con los cincuenta años que abarca la historia saltándose la cronología.Juega con el presente pasado y futuro a colación de un recuerdo de una entrevista con un colaborador o con una escucha de una grabación.
  El tratamiento que da Eastwood a las relaciones más importantes de la vida de Edgar es la pista contínua para entender a este obsesivo del control y del poder para salvaguardar a USA de los delincuentes, comunistas y rebeldes como Martin Luther King, al que repudia incluso por recibir el Nobel de la Paz , augurando en el film su desaparición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario