Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, marzo 23

Rosa María Calaf, el periodismo actual


Rosa M. Calaf: "El periodismo actual es mercenario, sectario y al servicio de los intereses económicos"


"El periodista no tiene que demostrar que es Rambo sino ser honesto", explica la periodista en una entrevista con Vanity Fair. "A la hora de cubrir los conflictos, se ha acostumbrado a la audiencia a una estética cinematográfica de la violencia, casi como si lo que hubiera que hacer es una secuencia de una película".
"Estamos creando una sociedad que reduce lo diverso, que destruye el pensamiento y la capacidad de análisis, que reemplaza los problemas reales por otros imaginados. La sociedad del todo vale".

Rosa María Calaf, siempre crítica con las injusticias menos sonadas, despliega ahora toda su artillería pesada tras más de medio siglo de labor periodística. "Si no digo ahora lo que pienso, ¿cuándo lo voy a decir? No tengo nada que perder. Otra cosa es cuánto tiempo nos dejen seguir diciéndolo", apuntilla.

Sobre la situación actual de la profesión, Rosa opina que "el periodismo actual es absolutamente mercenario, sectario, al servicio de unos intereses económicos que serán todo lo legales que queramos, pero que son muy poco legítimos. Yo el periodismo lo veo cada vez peor, alineado al pensamiento único, y creo que realmente no se está pensando en el interés público". Tras estas declaraciones habrá quien, tirando de falacias, la tache de pesimista, pero nada más lejos de la realidad... ¿Cómo debemos sentirnos si el periodismo se arrodilla ante el capital?. El problema es de base, estructural...

Junto a ella, Maite Carrasco, reportera que recibirá este mes de abril un premio por su buen hacer periodístico y que presenta la novela ‘La kamikaze’. "Yo veo la situación actual del periodismo desastrosa. El sector está en pleno derrumbe y no se salva ni la prensa, ni la radio, ni la televisión. Hay una pérdida de rumbo absoluto. Y creo que lo único que podríamos hacer es volver al periodismo de verdad, al real", propone, y continúa: "también quiero denunciar la soledad de los freelance. Los periodistas autónomos no deberíamos estar tan solos. No tenemos detrás una redacción ni una empresa que nos arrope, y creo que debería haber un apoyo, una cobertura legal que nos defienda de abusos laborales que sufrimos".

1 comentario:

  1. Para los que llevamos inserto el cromosoma que vibra con el olor del periódico nuevo o con la sintonía inicial de un telediario, el declive del periodismo es una mala noticia. El oficio de informar merece la mayor consideración, es el ingrediente básico para tener opinión, esa osadía que a veces nos permitimos. Abrazos reivindicativos para las/os auténticas/os periodistas.

    ResponderEliminar