Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, julio 28

Calles inundadas de gente, art. en Levante-emv



Calles inundadas de gente

Virginia Mataix

 

 

 05:30  
En un lugar fronterizo de la Alemania de la Merkel más sus acólitos socialdemócratas y verdes, no luce el verano. Están amargados por la nubosidad espesa y negra, y no hace más que llover a cántaros. Puede ser que la naturaleza les esté esquilmando lo que ellos nos han arrancado en dos años, cuando el PSOE más neoliberal (no el de sus bases) con Zapatero a la cabeza firmó el decretazo de la Constitución y emprendió la reforma laboral, por orden de esa Merkel que se hizo la dueña de la UE y bajo el mando de un BCE que dejó de ser una institución pública y se tornó en mercancía de las riquísimas fortunas.
Me llama la atención que los Verdes alemanes suscriban ese rescate-memorándum a España, que también despoja a las clases populares  alemanas de bienes públicos y de derechos sociales. De los socialdemócratas no esperaba menos y más sabiendo que Shroeder tiene un excelente cargo en una de las empresas que fue pública. Pero por estas lindes, la gente convoca manifestaciones en contra del mal tiempo, mientras que, en España, por primera vez, desde hace choporromil años, los sindicatos CC OO, UGT, CGT, USO, SUP junto a miles de asociaciones, mareas, 15M y partidos  que conforman la izquierda plural, han organizado y sacado a las calles a todos los gremios sobrepasados por los hachazos.
Los funcionarios en este país cuidan y protegen a los ciudadanos que no tienen los mismos posibles que las grandes fortunas. Y no sobran, por mucho que se empeñen las fauces populistas en tildarles de vagos y antipáticos. Los habrá, como en cada grupo humano, pero los hay que se matan por ayudar al prójimo y sin cobrar las horas extras. El estallido social en España ha llegado a una cifra de casi dos millones, silenciada, eso sí, por las televisiones que fueron públicas.
Entretanto, en Alemania, se firma un rescate que no era necesario, porque las cosas se pueden hacer de otra manera más constructiva y menos humillante y lesiva con una población saqueada y criminalizada e inocente de esta crueldad que dictaminan unos pocos riquísimos, que tienen asegurado un puesto de trabajo en empresas que otrora fueron de beneficio común y ahora privatizadas. Parece que las voces neocom lanzan sus lemas agresivos, dañinos como «que se jodan los parados, los sindicalistas, los funcionarios, los sanitarios, los dependientes, los enfermos mentales, los artistas,pensionistas, las mujeres, los niños, los profesores, los estudiantes...». Todos menos los nuestros, que podrán estafar, como no se cuál dios les manda (atorrantes, ya) y con la risita perenne revanchista de Montoro. Desde luego no es el dios de la Teología de la Liberación el que está detrás de esta venta del Estado español a la banca alemana y al capital del FMI americano.
El sol le ha retirado la palabra a Alemania. Los del PP venden España y Valencia, a su vez, pide el rescate al gobierno central. La ciudadanía española ya no tiene nada que perder. Comienza, pues, la acción en las calles.

1 comentario:

  1. En estos tiempos convulsos, suele asaltarme (aunque la recibo amablemente) una duda. El porcentaje de gente que protesta por los recortes en SU bolsillo frente al que lo hace por el bolsillo de la mayoría. Y me dejo llevar por la incertidumbre... Será que hace calor.
    saludos!

    ResponderEliminar