Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, octubre 3

Artic Levante: Un Puro y un tornado


Un puro y un tornado

Virginia Mataix

 05:30   
VOTE ESTA NOTICIA  
Un tornado se ha llevado por delante la diversión de los niños en Gandia. La noria y otros grandes juguetes de la feria los ha engullido y aplastado ese viento huracanado y que gira sobre si mismo, obsesivo. La lluvia ha sido una bendición para esta Comunitat Valenciana que ha concluído el estío con otro incendio en Chulilla y con un hedor y suciedad en las calles que empezaba una a imaginarse si algunas calles de la India serían como las de esta ciudad. De higos a peras, pasaba una camioneta lanzando agua a las aceras y casi como que peor, porque lo único que hacía era remover un poco el asco, para que se instalara de nuevo en nuestros ojos y en nuestras narices (a cargo del recibo del agua).
Muchos vecinos lo niegan. Negar la realidad es algo bastante cómodo a la corta, pero ésta termina reventando en tu propia cara o te lleva por delante como el tornado destroza la ilusión de los niños por ir a la feria a montarse en la montaña rusa. Así de salvaje se comporta la naturaleza y así de salvaje puede actuar una policía por ordenes del Gobierno en una manifestación permitida el 25S cuyo motivo era protestar por los brutales tijerajustes en todas las empresas públicas y en las políticas sociales. Estos políticos apoltronados en las alturas del PSOE-PP, que un día llegaron a plantearse la posibilidad de construir un manifestódromo en la capital del reino, todavía no se han enterado de que las manifestaciones se hacen por una decepción descomunal, por las medidas neoliberales que acostumbran a repartir y sobretodo para eso, para molestar.
Mariano Rajoy se fuma un puro en Nueva York y no padece ni lluvias torrenciales en sus propias carnes, ni tornados, ni las avalanchas de parados, de estudiantes, jubilados, ni de sus excluídos de la vida digna, por mucho que prometiera en un programa que ha ido traicionando. Traición para mal de la nación, no para bien, como hubiera cabido esperar de un gran político «de talla moral», que frente una «deuda odiosa», hubiera decidido, al menos, no hipotecar a los españoles hasta sus tataranietos. Prefiere Rajoy el silencio, tanto como la defensa de la mayoría silenciosa. Sin embargo, la gente se cansa de un silencio que les revienta como un tornado, en forma de facturas altísimas de luz, agua, telefonía, IVA, tasas, multas... Un silencio irrespirable, denso, que arroja a ciudadanos a rodear el Congreso vallado el 25S y al día siguiente por los porrazos y las detenciones de los compañeros, y el día 29S, sábado, un día que podría ser de ocio... pero ya no existe esa forma de estar en España, en Portugal (donde la policía se ha unido a los manifestantes), en Italia, Grecia, Irlanda y hasta en Berlín.
Mientras tanta gente sepa que hay formas más sensibles y generosas con el pueblo de administrar una crisis/estafa por la deuda contraída por la banca, como hace Hollande en Francia, menos miedo tendrán a protestar y a rodear el Congreso. Sí, señor Rajoy, aunque usted se fume un puro ante cualquier catástrofe, sea natural o social, cada día hay menos miedo a perder la nada.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario