Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, enero 31

FLORECERÁ, art. en Levante-EMV


Florecerá

 01:44  
VOTE ESTA NOTICIA  

Virginia Mataix

Hay que tener una paciencia sin límites cuando desde el gobierno del PP han terminado de rematar la faena que iniciara Felipe González con el PSOE. Arrasados y saqueados tanto bienes públicos como la cohesión social, una de las cualidades fundamentales del carácter humano a las cuales hay que recurrir en estos momentos es la paciencia para comenzar a reconstruir y regenerar esta nación podrida por unos políticos que han ido alternándose en el poder desde que se elaboró una transición llena de restricciones.
Toda esta corrupción que va plagando los titulares de los periódicos como si fuera un relato de Ambrose Bierce y cuyo último protagonista ha sido Bárcenas con los sobres (¿de dónde procede el dinero y a dónde a ido a parar?) es algo que atañe más a las derechas por estar, de toda la vida, más relacionadas con los poderes financieros y económicos y defender sus intereses. La izquierda tenía más contacto con los movimientos obreros, sindicatos que tenían que protegerlos y defender sus convenios, salarios frente a los empresarios. No solían, la verdad, relacionarse mucho con los banqueros, y la corrupción no era una práctica común entre ellos. La corrupción entró en la izquierda mayoritaria, entre sus dirigentes, con equipos económicos que comenzaron a relacionarse con el mundo financiero y de los grandes empresarios. Y como fruto de ello, se formó un  vínculo muy fluido ente las cúpulas públicas y privadas. Se han lucido, pues, las jerarquías de esa cúpula de la izquierda del PSOE que ha consentido y pasado por alto casos de corrupción y en la financiación y cuentas del partido.
Pero lo que sí es previsible y no debiera sorprender es que la derecha se mueva en su salsa de corrupción como los calamares en su tinta. Y de la misma manera que se expulsa al juez Garzón, que investigaba los crímenes durante el franquismo y el caso Gürtel, le dan toda clase de facilidades a Sheldom Adelson para que monte Eurovegas en Madrid y no tenga que pagar impuestos. Adelson ya tiene varios grandes casinos en Las Vegas , donde la práctica la corrupción es habitual. Total, que vamos derechos a ser los más gringos de Europa. Desmantelados por completo y ausentes de democracia. Porque Adelson es de los que ataca el sistema de pensiones y bienestar en EE UU. Pero esto es lo que el PP ha preferido implantar para su patria.
Y por eso apelo a cualidades como la paciencia y una organización sólida entre los saqueados para recuperar y reconstruir la democracia desde la raíz , con una participación mayor de la población. El 15M o el Frente Cívico (Julio Anguita) continúan tejiendo un proyecto social que van respondiendo a las expectativas de las personas expoliadas. Florecerá. Es lento, pero seguro.


 Hoy día 31 de enero ha estallado el caso de los sobres de Bárcenas , donde en esta imagen ha salido la firma de Mariano Rajoy, presidente del gobierno.
 Desde la sede del PP en Madrid en calle Génova la gente ha acudido a pedir la dimisión del gobierno que dirige este país, España y se están pidiendo firmas  a través de las redes para que "se vayan". La oposición llamada de izquierdas "PSOE" no ha ejercido como tal, con firmeza, realizando una moción de censura.Lo único que se ha atrevido a decir Rubalcaba es que se presente Mariano Rajoy y de explicaciones sobre si recibió dinero en negro. El único juego que se traen entre el PP y PSOE es "y tu más".

UN MILLÓN DE FIRMAS POR LA DIMISIÓN DE LA CÚPULA DEL PP #lospapelesdeBárcenas #quesevayantodos


1 comentario:

  1. La sensación es la misma que después de un incendio en el monte. Han arrasado, han superado los temores más pesimistas. A ver si ahora que se han quedado con las vergüenzas al aire, dejando sólo ceniza en la política de este país, empiezan a germinar esas semillas ocultas (tipo Syriza, izquierda abierta, movimientos sociales...) y el monte vuelve a ser el que era en aquella ilusionante transición de hace demasiados años ya...

    ResponderEliminar