Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, marzo 1

Mitos de la violencia de Género


  Un artículo sobre esta lacra social de Gabi Solano sobre un estudio realizado por Esperanza Bosch-Fiol y Victoria A. Ferrer-Pérez, de la Universidad de las Islas Baleares.
Los mitos de la violencia de género
Gabi Solano - Sur.es - 28/02/2013
España - En un trabajo de Esperanza Bosch-Fiol y Victoria A. Ferrer-Pérez, de la Universidad de las Islas Baleares, publicado en la revista científica Psicothema el pasado año ( Vol.24, nº4) se hace una actualización de los mitos sobre la violencia de género. Las autoras realizan un mapa para facilitar la comprensión de los distintos conceptos relacionados con los mitos acerca de la violencia doméstica, determinar si hay una jerarquización según su peligrosidad y detectar la presencia de los mitos.
Se entiende por mito aquellas creencias estereotípicas sobre esta violencia que son generalmente falsas pero al mismo tiempo son sostenidas amplia y persistentemente, y sirven para minimizar, negar o justiciar la agresión a la mujer.
Primeramente estarían los mitos sobre la marginalidad, que son los que situan la violencia de género en el terreno de la excepcionalidad, se suele pensar que ocurre únicamente en países subdesarrollados o en familias con pocos recursos económicos y sociales, pero realmente es un problema universal, independiente de su situación geográfica, régimen político o situación económica. En cuanto a los mitos sobre los maltratadores se pone el énfasis en que han sido personas maltratadas por sus padres o han sido testigos en su infancia, pero las estadísticas mundiales dicen que no puede establecerse una relación causal entre un pasado de violencia y la violencia actual (Informe Mundial sobre la Violencia de Género y la Salud, Heise y García-Moreno, 2003). En cuanto al consumo de alcohol o drogas por parte de los agresores, sí pudiera ser un factor coyuntural que aumenta las probabilidades de que se produzca una violencia de género, según el estudio anterior.
Los mitos sobre las mujeres maltratadas desplazan la carga de la culpa de ellos a ellas, y las responsabilizan de lo que les sucede, ya sea por su personalidad ( que “atraen” la violencia) o por que la consienten. La realidad es que ellas no tienen un perfil determinado y el riesgo de padecer maltrato está al margen de su posición social, educación o situación económica.
A estos mitos clásicos hay que añadir en la última década los llamados por las autoras del estudio neomitos, como el síndrome de alienación parental, la consideración de que las leyes criminalizan lo que son conflictos normales en las relaciones de pareja, la supuesta proliferación de denuncias falsas o la consideración de los hombres como verdaderas víctimas del sistema. Estos mitos minimizan la importancia del problema y cuestionan la gravedad de la violencia si no la ocurrencia de la misma.
El estudio concluye que es necesario profundizar en estas cuestiones con el fin de contrarrestar los mitos para lograr la erradicación del grave problema social que es la violencia de género

1 comentario: