Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, abril 3

Otra víctima más en Oliva, (art. levante-emv)


Otra víctima más en Oliva

Virginia Mataix

03.04.2013 | 05:30
Suelen aguantar más allá de los límites humanos en nombre de un amor que las hace sufrir. Un amor retorcido. No es un buen querer el que una mujer maltratada recibe de un hombre que es un amo más que un compañero sentimental. La mujer asesinada en Oliva por su pareja no había puesto ninguna demanda contra él. Ningún vecino o vecina recordaba ningún hecho violento entre una pareja que parecía ejemplar, salvo una discusión aislada en 2010. La mató con un objeto, quizá de uso doméstico, y se fue de allí. ¿La mató porque ya no sería suya? ¿la asesinó por qué a lo mejor ella quería terminar con un tormento de vida? No lo sé, todavía.
Existen muchas mujeres malqueridas que soportan lo que sea, estar en vilo y encima sienten que pueden con todo, que les cambiarán porque ellas son capaces de cambiar al más canalla de los canallas en vez de no consentirles ni un insulto. Una mujer asesinada por su pareja suele elegir mal a un amor que no la conviene.Cree más en lo que él dice que es, que en sus actos. Se deja llevar por sus promesas y no por el sufrimiento que la va inoculando. En el fondo, una mujer malquerida, tiene la expectativa de que ella es una todopoderosa que en vez de cortar con un amor retorcido, teje una relación donde ella piensa que le podrá cambiar. Como la hormiga al escorpión. Prefiere seguir dándole oportunidades antes que finalizar una relación que ha ido minando sus defensas emocionales y físicas.
El teléfono de asistencia gratuito para las mujeres maltratadas ofrece un apoyo no solo jurídico, si no la posibilidad de cobijarse y ampararse en mujeres y profesionales que van a brindarle un reencuentro con ella misma, como persona válida e independiente. Algo que pierde una mujer por un itinerario similar al de una montaña rusa con su malqueredor. Pero el miedo que infunde un hombre violento a una mujer durante años suele dejarla paralizada y sin espacio mental para pensar. Por eso, algunas ni se atreven a llamar, ni a poner una denuncia. Ya se ha encargado el terrorista de mujeres de amenazarla y de arrebatarla una confianza en sí misma que perdió por el camino.Tres asesinatos de mujeres consecutivos en España.Ellas se entregaron sin límites. A ellos, aún les queda vida por delante.

1 comentario:

  1. Hola Virginia, nos tenemos el uno al otro en Twitter, dicho eso sin que se malinterprete, claro. Mi nombre es Manuel (@manutrigos)y me gustaría decirte que me gustan las personas comprometidas, me gusta lo que dices y cómo lo dices, pero sobre todo, ese halo de esperanza e ilusión que dejas entrever en tus escritos a pesar de la "dureza" de algunos de ellos.

    Corto que me pongo pesado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar