Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, junio 29

Foto votación. "No pactamos con la Troika"

Enlace permanente de imagen incrustada
En esta foto del congreso de los diputados en Madrid queda reflejada quienes votaron a favor de la TROIKA y quien no. Votaron SÍ : PP, PSOE, CiU, PNV,  y UPyD. 

miércoles, junio 26

"Es lo que toca" artículo Levante-emv


´Es lo que toca´

26.06.2013 | 02:24
Virginia Mataix
Cuando Rajoy ve brotes verdes, aparece la señora que está al frente del FMI, Lagarde, para bajar las alegres expectativas del presidente de la marca España. El FMI se había reunido con sus colegas de la UE y BCE previamente para acordar que se abarate más el despido, rebajar pensiones y se bajen los salarios de los trabajadores; algo así, como que a ser posible se mantengan en sus puestos gratis, por amor al curro. Al FMI le va mucho la marcha. Nuestro gran hombre Rajoy se echó las manos a la cabeza ante Lagarde y dijo que no podía ser, que ya se había hecho una reforma laboral y que ahora otra, pues, como que venía mal. En estas, llega el jefe de la gran oposición, Rubalcaba, pacta y rubrica una alianza con el PP para salvar a la marca España de la austeridad. Y los ricos aumentando en un 5,4 % , que son los que sí cosechan, no brotes verdes, sino fruta madura. Son los únicos intereses que se van a proteger. Los niños podrán pasar hambre y comer en la Casa de la Caridad, más de la mitad de nuestros jóvenes están en paro, un estudio del British Medical Journal dice que los recortes en sanidad son devastadores, porque el gasto en salud pública es de los más bajos en Europa y marchaba muy bien. Pero, nada, empeñados en adjudicarla a empresas privadas, a los de la fruta madura. 
¡Ah!, «es lo que hay o lo que toca». Suelo escuchar esa frase resignada de algunos comerciantes (nuevos emprendedores) acuciados de gastos por todos los lados, trabajando a destajo e intentando ganar clientela. «Es lo que toca». Entonces, Rajoy vuelve otra vez a su ritual consabido y hace lo que toca, aceptar las condiciones insaciables del FMI, mientras Rubalcaba dice que el PSOE es distinto porque irá por el camino de la austeridad, aunque algo más calmado. Quedan dos años para elecciones. A este paso, la población española va a terminar como la de India. No lloren, no pasa nada, «es lo que toca».

lunes, junio 24

HANNAH ARENDT, dirigida por Marguerette von Trotta




 Película indispensable para esta Europa del siglo XXI, sobre una pensadora, filósofa judía que argumentó lo que denominó "la banalidad del mal"  . Que cuestionó la falta de organización de algunos líderes de la resistencia judía y ser condenada  por el pueblo judío tras escribir el reportaje del juicio al nazi huído Eichman.
 "El hombre corriente, burócrata, que cumple ordenes del totalitario sin pensar, no se cuestiona si está haciendo bien o mal, simplemente no piensa y actúa como un autómata" Así, a través de la observación de Eichman en el juicio oral , en Jerusalem, Hannah Arendt  se da cuenta de otra tragedia peor, la del ser humano que obedece ordenes sin plantearse nada de lo que esta sucediendo (el nazismo y el exterminio judío).
 Una película excelente.

sábado, junio 22

MIGUEL NARROS, Muere un gran hombre de TEATRO

 Ahí está , dando una clase para los actores de la Escuela de William Layton, por donde una servidora, pasó. Begoña Valle, de asistente, una enorme actriz que fue otra de mis maestras y modelo a seguir.
 Se ha muerto Miguel Narros, un director de teatro que fue actor, guapísimo, nervioso, muy irónico, tímido y  con genio. Quería a sus actores y actrices. Con él debuté en la primera versión que hizo de "Así qu pasen cinco años" de Federico Garcia Lorca, la función más surrealista del autor.
 Desde aquí, mi pequeño in memoriam y recuerdo para uno de los fundadores del TEM y del TEI con Layton, Arnold Tarraborelli y Jose Carlos Plaza.

 Y alegrías, las justas, que bastante bonita es la vida...ahí queda eso.







>

miércoles, junio 12

Lips That Touch Liquor, Shall Not Touch Ours


Así de claro. Labios que toquen licor no besarán los nuestros. Vía Francisco Lezcano






PENSIONES Y CCOO (artículo Levante-emv)

VOTE ESTA NOTICIA

Pensiones y CC OO

Virginia Mataix

12.06.2013 | 05:30
Un economista, con aspecto pulcro, mirada aséptica tras las gafas, delgado, piel blanquecina de habitar más en despachos que por la calle y con ese aire de tecnócrata, al que, por desgracia, vamos incorporando a la rutina diaria, firmó un documento por el cual se da luz verde al recorte más brutal en materia de pensiones públicas en España. Hubiera pasado desapercibido don Miguel Ángel García, si no fuese por que figuraba como uno de los doce expertos que podían votar o no el mayor recorte de pensiones en Europa, exceptuando Grecia. Miguel Ángel García, según rezaban los periódicos, es el jefe del gabinete económico de Comisiones Obreras y votó «a título individual», sin consultar con su sindicato, un aval para que el gobierno del PP pueda escudarse a la hora de plantear en el congreso el superpensionazo exigido por la troika.
El voto no hubiera tenido ninguna trascendencia si no nos hubiéramos enterado de que ocho de los doce expertos estaban a sueldo de bancos y grandes aseguradoras privadas. Y que, además, era el voto de CC OO, un sindicato que defendió, protegió y le montó una buena huelga general a Felipe González en los ochenta por su deseo de recortar pensiones. Era Marcelino Camacho quien dirigía las CC OO, una persona que ni se dejó doblegar, ni pactó nada que no fueran mejoras para los trabajadores. Esto ya no es así. Por mucho que el sector crítico explique que la firma del experto en pensiones no vincula su voto a favor del pensionazo con la posición de CC OO, muchos afiliados y votantes de izquierda lo consideran una traición en toda regla.
No es la primera vez que han jugado sucio a favor de la patronal y el gobierno, ya ocurrió con la firma de la reforma laboral o el retraso de la jubilación a los 67 años durante los últimos días de Zapatero. Todavía esperamos, no solo una aclaración y desmarque de CC OO, con Toxo a la cabeza, de Miguel A. García, sino que tenga los redaños de actuar con la integridad y nobleza de su antecesor Camacho y expulse a su experto-tecnócrata por la cagada (con perdón). Y que la gran cúpuls de lo que fue un sindicato a favor de la clase trabajadora nos cuente si está con ella, o a favor de quienes quieren quedarse con todo lo que les pertenecía.

viernes, junio 7

Versos, al azar

Benditos quienes valoran el privilegio de amar y ser amados y que, a pesar de las tormentas, se mantienen amarrados (Marcelo Ferrer)




Cielos nublados, verano ensombrecido, todo embrutecido, menos tú, sosiego inmenso, de océano. Buenas noches , integridad.

Las Pensiones Públicas y Lucha de Clases (de Juan Torres López)

La tramoya

Blog de Juan Torres López

Pensiones: ¿demografía o lucha de clases?

07jun 2013
 Compartir: facebook twitter meneame
Los bancos y las grandes compañías de seguros (cuyos representantes tienen amplia mayoría en el grupo de sabios que creó el gobierno para que proporcionara las claves de la nueva reforma) llevan muchos años tratando de gestionar en provecho propio el gran volumen de fondos que mueven las pensiones públicas. Con tanta liquidez como la que maneja la seguridad social se pueden obtener grandes ganancias en unos mercados financieros como los de hoy día, en donde las nuevas tecnologías permiten invertir con rentabilidad a una velocidad de 250 millones de dólares por segundo.
Pero las pensiones públicas son un derecho muy querido por la población y un instrumento que la gente sabe que es el más eficaz para evitar la pobreza de la mayor parte de nuestros mayores: ¿cuántas personas ganan lo suficiente como para ahorrar con su solo sueldo mientras trabajan lo suficiente para vivir con dignidad cuando se jubilan?
Por eso les resulta tan complicado a bancos y seguros conseguir directamente la opción a la que realmente aspiran, privatizar las pensiones públicas para gestionarlas por entero. Y por eso es por lo que han tenido que elegir un camino intermedio, debilitar progresivamente al sistema público para que la gente, temerosa de que sea insuficiente para garantizarle una vejez decente, trate de cubrirse las espaldas (quienes pueden) ahorrando en planes privados.
Para conseguirlo, la estrategia seguida por los bancos y por los que defienden sus intereses ha sido muy clara: asustar constantemente a la población diciéndole que dentro de unos años no se podrán financiar las pensiones públicas, así que lo más razonable y previsor es justamente eso, ahorrar en planes privados. Y la convicción se ha conseguido divulgando hasta la saciedad un argumento que aparentemente es indiscutible: como cada vez vivimos más y hay más personas jubiladas resulta que la factura a pagar por las pensiones públicas será tan cara en un futuro próximo que el sistema será materialmente insostenible.
Con el fin de convencer a la gente de esa idea los bancos y compañías de seguros vienen financiando generosamente a un buen número de economistas que periódicamente presentan sus previsiones siempre de la misma forma. Con gran cobertura mediática informan a los cuatro vientos de que dentro de tantos o cuantos años la seguridad social tendrá un déficit insuperable y que eso colapsará el sistema público de pensiones así que hay que rebajarlas, atrasar la edad de jubilación y, en suma, hacer más difícil que realmente sirva de protección suficiente en la vejez.
Es muy significativo que ninguno de ellos (he dicho bien, ninguno) haya acertado nunca. Algo normal porque sus modelos son muy sofisticados pero concebidos a propósito para “demostrar” lo que estaba establecido de antemano para asustar: que habría déficit en 1990, en 1995, en 2000, 2005, 2010, 2030, 2060…. Y es verdaderamente sorprendente que los bancos y compañías de seguros hayan seguido pagando buena cantidad de millones a esos mismos autores a pesar de que no acertaban nunca en las previsiones para los años a los que ya se ha llegado. Un caso único en los anales de la historia: nunca los bancos han mirado tan mal por su dinero gastándolo en economistas que no aciertan nunca en las previsiones que se le piden.
Muy sorprendente salvo, claro está, que no busquen argumentos científicos y rigurosos sino excusas para presionar y sacar adelante su estrategia.
En todos esos informes los argumentos que dan para asustar a la gente y lograr que el mayor número posible de personas salga corriendo a suscribir planes de ahorro privados son aparentemente muy sofisticados y se presentan como el último grito del conocimiento científico. Pero en realidad son una manipulación grosera de los hechos y de lo que de verdad sabemos sobre las pensiones y la evolución de los sistemas de seguridad social.
En el libro que Vicenç Navarro y yo acabamos de publicar (Lo que debes saber para que no te roben la pensión, publicado por Espasa) explicamos con claridad la falsedad de sus argumentos. Recomiendo vivamente que se lea y difunda para poder explicar a la gente las mentiras que nos están diciendo. Pero ahora simplemente quiero mencionar la falacia sobre la que la mayoría de los sabios convocados por el gobierno están basando sus conclusiones acerca de la sostenibilidad del sistema.
Parten de una idea también aparentemente indiscutible: hay que lograr que el sistema de pensiones públicas sea sostenible, es decir, que sus gastos no superen a los ingresos porque si no se vendría abajo. Y, para ello, como he dicho, lo único que se les ocurre es rebajar la cuantía de las pensiones. Una falacia porque equivale a decir que para que no bajen las pensiones en el futuro lo que hay que hacer es que bajen ya, desde ahora.
Podemos afirmar que este tipo de argumentos son falsos porque, suponiendo que lo adecuado sea lograr la sostenibilidad equilibrando ingresos y gastos (en muchos países se financian a través de los Presupuestos del Estado), no podemos actuar solo sobre los gastos sino también sobre los ingresos.
Y resulta que es falso que los ingresos del sistema de pensiones públicas dependan solo de variables demográficas y particularmente de la mayor esperanza de vida (un concepto que, como explicamos en el libro, utilizan erróneamente). También dependen de otras variables, algunas de las cuales nunca se mencionan.
Una de ellas es el empleo, otra el nivel de salario y, por tanto, la desigualdad.
Pongamos un ejemplo muy fácil.
Supongamos que financiar las pensiones públicas cuesta 7 euros, que los ingresos totales de una sociedad son de 40 euros que se reparten al 50% entre los propietarios del capital y los asalariados y que éstos dedican la mitad de sus salarios a financiar las pensiones, es decir, 10 euros. Por tanto, en este caso, habría 3 euros de superávit (10-7=3) en el sistema de pensiones, dinero de sobra para financiarlas.
Pero ahora supongamos que se han aplicado políticas muy injustas que disminuyen los salarios en beneficio de las rentas del capital, por ejemplo, haciendo que a éstas últimas le corresponda 30 euros y a los asalariados solo 10 euros. Si aceptamos que la población trabajadora y los pensionistas siguen siendo los mismo, a las pensiones solo irán ahora 5 euros y por tanto, no habría suficiencia para pagar las pensiones, el sistema tendría un déficit de 2 euros (5-7= -2).
Es fácil comprobar, por tanto, que los ingresos con los que se financian las pensiones públicas se deterioran no solo porque vivamos más y haya menos gente trabajando (incluso esto puede ser un factor poco preocupante si logramos, como suele suceder siempre a lo largo de la historia, que los que trabajan sean más productivos y que menor número de empleados puedan mantener a más número de pensionistas). Como en el ejemplo que acabo de poner, el sistema puede entrar en déficit si la masa salarial disminuye, bien porque haya menos empleo, bien porque los empleados perciban menos salario.
Por tanto, basar la sostenibilidad del sistema solo en el factor demográfico del envejecimiento (sin hablar nada de la gran concentración de la renta a favor del capital que se viene produciendo) es un truco para rebajar la pensión y lograr lo que he dicho que de verdad persiguen los bancos y compañías de seguro.
Por tanto, lo que en realidad pone en peligro a las pensiones públicas (entre otras cosas que explicamos en el libro) no es que vivamos más años, sino las políticas de austeridad que crean paro, y que por tanto hacen que haya menos cotizantes. Y, sobre todo, la mayor desigualdad de rentas, que es lo que se viene produciendo en los últimos años, porque, como he mostrado en el sencillo ejemplo anterior, con la desigualdad disminuye la masa salarial con la que se financian.
En definitiva. El problema que amenaza a las pensiones no es de naturaleza demográfica. No. Lo que hay detrás es en realidad un conflicto de intereses entre grupos sociales, entre los de arriba y los de abajo, entre banqueros y financieros y la inmensa mayoría de la población que vive de su salario, entre propietarios del capital y asalariados. Dicho más claramente, es la lucha de clases. Ese conflicto que dicen que ya no existe para hacernos creer que los asuntos sociales son neutros y que solo los pueden arreglar los técnicos mediante fórmulas matemáticas (como las del grupo de sabios del PP) que nadie más que ellos puede entender.
Lo cierto es todo lo contrario. El futuro de las pensiones públicas no depende de esas fórmulas sino de la fuerza que tengan los asalariados para defender sus derechos y para asegurar que sus ingresos no disminuyan constantemente como viene sucediendo.

jueves, junio 6

No más profecías...(artículo Levante)

VOTE ESTA NOTICIA

No más profecías de catástrofes

06.06.2013 | 01:24
Virginia Mataix
Pudo ser de otra manera. Pero el gobierno del PSOE de 1995, liderado por un Felipe González entusiasmado con sus maravillosas relaciones con Alemania, desoyó las propuestas de una IU coordinada por Julio Anguita. Los acuerdos con Maastricht , entonces, se podían contemplar. Por ejemplo, ir hacia un mercado único donde cada país tenía una fiscalidad diferente, era permitir que el capital español se mudara a Francia o a otro país que le diera más intereses. Cabía la posibilidad de pelearlo para conseguir una armonización fiscal entre los distintos países. Fue un momento en el cual, a lo mejor, Carlos Solchaga hubiera conseguido el gran mérito de explicar con claridad a los españoles la diferencia entre ir de pedigüeños por unos fondos de cohesión, como si nosotros no fuéramos un país que no tuviera nada que aportar, y pactar por unas políticas sociales justas que dieran lugar a una cohesión en la Europa Común.
Se prefirió dejar a España en posición endeble a largo plazo. Porque para Alemania, antes que España, tras la caída del muro de Berlín, estaban los países del Este. Así pues, se dejó desindustrializar, matar nuestras fuentes de riqueza, nuestros trabajadores, nuestras pequeñas empresas y apostar por algo tan intangible como jugar a especular en los mercados bursátiles y todo aquello que se obtuviera a corto plazo. A Julio Anguita lo acusaban de profeta cruel, de mesiánico, de plasta, por negarse a firmar los acuerdos de Maastricht en condiciones de pan para hoy y esclavitud para mañana, pero no se equivocó. Estamos en 2013 y ya el Banco de España dice que toca bajar los salarios por debajo del salario mínimo, mientras el PP y PSOE quieren hacer un Pacto de Estado. ¿Que tipo de pacto? ¿Humillarnos aún más o cuestionar la deuda ilegítima con seriedad? ¿Tienen algún proyecto a largo plazo ? ¿Van a pelear por este país frente a la troika? ¿Van ustedes a seguir creyendo y votando a quienes prometen bajar el IVA para subirlo en seguida? Pues piénsenlo bien, porque la cosa no está para más profecías de catástrofes. 

lunes, junio 3

Turquía "Ahora vuelvo"


 En el cartel de la panadería, el panadero cierra la puerta y deja una bolsa de pan para sus clientes. Ha dejado un cartel que reza: " Ahora vuelvo, estoy protestando" vía Felipe Alcaraz






Enlace permanente de imagen incrustada