Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

viernes, julio 26

Catástrofe en el tren del norte por Rosa María Artal y un apunte.

Catástrofe en el tren del norte

La tragedia vuelve a golpear España en las vías del tren. Cualquiera que sea nuestra realidad queda tapada por el terrible balance de víctimas que arroja el descarrilamiento del ALVIA Madrid-Ferrol, a las puertas de Santiago de Compostela. Hablamos ya de 80 muertos y 130 heridos, de los cuales 35 se encuentran en estado crítico. Es decir, salvo algunos afortunados que han salido ilesos, casi la totalidad de viajeros y personal de RENFE han sido afectados. Sean cuales sean las causas, este saldo es impropio del primer mundo. El último similar fue en 1972, en vida de Franco.
Otra vez vagones retorcidos, cuerpos a la orilla de los raíles, angustia de familiares en el periplo entre hospitales y tanatorios, cuerpos rotos, dolor. Apenas se conocen aún las historias personales, las vidas truncadas, esas circunstancias que convierten en excepcional y más emotiva la muerte que no toca. Y de nuevo la solidaridad de este pueblo que responde como ninguno –lástima que no aproveche su potencial en todo momento- a las catástrofes. Con eficacia y solidaridad paradigmáticas. Desde el primer momento acudieron (tuvieran o no servicio) profesionales de la sanidad y bomberos –tan vilipendiados por el gobierno-, policías, vecinos a dar sangre, llevar agua o mantas. Rajoy respondió a su modo: enviando un mensaje de copia y pega en el que de nuevo se coló la condolencia por un accidente anterior: el reciente terremoto de Ganzu en China. Hoy, tarde, ha acudido a hacerse una foto. No le prestemos un minuto más de atención. Por ahora.
Los trenes del Norte suponen un viaje largo. En concreto, el Madrid-Ferrol se lleva 8,27 horas en uno de los trayectos y 7,36 en el otro. Frente a los AVE que representan la cara del progreso de nuestro sistema ferroviario, las líneas que cubren Galicia, Asturias, Cantabria o el País Vasco, mantienen la idea del tren de toda la vida. El que camina lento, para en muchas estaciones, y permite conocer a los vecinos de vagón, o a los empleados del convoy. Grandes profesionales éstos que tratan de aliviar tan largo trayecto. Turnan sus destinos entre uno y otro recorrido: trabajan en los trenes del Norte. Y me duelo de un par de interventores en concreto que no sé si tenían turno ayer. Estaban muy contentos porque “pronto, con las obras en la vía para el AVE, acortaremos el tiempo en dos o tres horas”. No sabían, sin embargo, qué sería de ellos con la inminente privatización.
España (y Portugal) venía utilizando un ancho de vía superior al de Europa para salvar la orografía del terreno, justificaban las autoridades. La irrupción de la Alta Velocidad, con la construcción de nuevas infraestructuras, suponía hacer complejos cambios de eje cuando tenían que pasar de un ancho a otro. El tren ALVIA simplificó el proceso, evitando incluso la parada. Hijo del TALGO, nació sin embargo como un tren eficiente pero con algunas prestaciones menos que el AVE. Recorre las mismas vías, sin poder alcanzar la misma velocidad.
La curva de A Grandeira se materializó con algunos problemas por los datos que aportan los medios. Viene de un largo tramo recto con vía de Alta Velocidad y se topa con la tradicional. Obliga a un brusco frenazo. Se hizo, además, muy cerrada para no tener que expropiar a demasiados propietarios y pagar más dinero. Personalmente, pienso que no se debe “ahorrar” en seguridad cuando asistimos a tanto dispendio y tanto latroticio. El maquinista, desesperado, confesó anoche que iba a 190 kms/hora en lugar de a 80 como –de repente- marcan las señales. ¿Falló el tren? ¿La señalización? ¿… las personas obligadas a llegar puntuales so pena de rebaja de plus?
A la espera de respuestas, hoy es día para el dolor, la muerte inmensa y absurda. Solo debemos exigir desde ya, que se esclarezca la verdad y no vuelva a haber maniobras para ocultarla, como es desgraciada tradición en ciertas políticas de nuestro país.
El tren al norte ofrece el premio de un paraíso de paisajes y saber disfrutar. Vidas rotas, restos de maletas y enseres cargados de promesas truncadas, se han quedado en el camino. Nuestro más inmenso abrazo para los heridos y las familias de las víctimas.
*También, en eldiario.es

                          Apunte personal , por Virginia Mataix


 En 2006 se produjo en Valencia un gran accidente de Metro donde murieron 40 personas y apenas se supo nada hasta que Jordi Evole dio cuenta de ello en La Sexta. Por aquél entonces era muy importante la visita del Papa y la catástrofe ocurrida podía deslucir su llegada a Valencia.Ahora se empieza a pedir que se reabra el caso y una investigación seria.
La tragedia del tren Madrid-Santiago, se produce en un momento donde algunos periodistas de la prensa más conservadora querían dar la noticia de que el paro había bajado levemente. Lo cual , no es tan cierto, por la llegada del verano y la contratación temporal de personal para el ocio turístico. Se abrirá una investigación y seguramente veremos que no solo fue el maquinista el responsable, si no una concatenación de hechos que apuntalan la gran catástrofe donde han fallecido 80 personas. Descansen en paz y que los familiares puedan tener la atención cualificada que merecen.

COMENTARIO de 20 de agosto 2013

No fue del todo error humano. El juez de esta causa ha imputado a los responsables del sistema de frenado ADIF. 

1 comentario:

  1. terribly for the fictoms and the driver. I think about this accident

    ResponderEliminar