Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, septiembre 25

Privatización de la Sanidad Pública en España




La ley 15/97, aprobada por PP y
PSOE, herramienta fundamental
para privatizar la sanidad pública.


El conservador Partido Popular (PP) está llevando a cabo en varias comunidades
autónomas (Madrid, Valencia) un proceso acelerado de privatización de la sanidad
pública, sobre todo mediante el modelo Private Finance Initiative (PPP/PFI).


Casi 500.000 personas han
firmado pidiendo al Gobierno
la derogación de la Ley 15/97,
pero ni el PSOE ni el
Ministerio de Sanidad
se han dado por aludidos.
En Madrid se está produciendo el proceso
de privatización más brutal y acelerado de
todo el estado, de forma que, en apenas
cinco años, se ha dado la vuelta al sistema
sanitario público, convirtiéndolo en un
suculento negocio privado. Sin embargo, la
privatización sanitaria no ocurre sólo en
Madrid. En otras comunidades gobernadas
por el partido socialdemócrata PSOE se están
aplicando procesos de privatización similares,
aunque a un ritmo más lento: tanto en
Cataluña como en Baleares ya hay hospitales
PPP/PFI, del mismo modelo que el PP utiliza
en Madrid y Valencia.
El desembarco brutal de las empresas con
ánimo de lucro en el Sistema Nacional de
Salud es posible gracias a la Ley 15/97 “Sobre
Nuevas Formas de Gestión”, aprobada en
el Parlamento Estatal por el PP, PSOE y los
partidos nacionalistas de derechas. Durante
su aprobación, el PSOE defendió que con
dicha Ley “se cerraba el paso a la
privatización de la sanidad”. Hoy, 12 años
después, la realidad demuestra lo contrario;
incluso los tribunales han determinado que
los hospitales privados de tipo PPP/PFI sólo
son posibles gracias a la existencia de dicha
Ley.
El PSOE utiliza un doble lenguaje: critica la
privatización que están llevando a cabo los
conservadores, pero la consiente.
Con la inestimable ayuda de los sindicatos
y las organizaciones que subvenciona (CCOO,
UGT, FADSP…) oculta su responsabilidad
en la privatización y el papel determinante
de la Ley 15/97, negándose a derogarla o
modificarla.
El gobierno del estado ni siquiera está
interviniendo en la cesión fraudulenta de
centros sanitarios patrimonio de la Seguridad
Social a empresas sanitarias multinacionales
como CAPIO.
Si bien es cierto que la sanidad pública
española tiene otros problemas estructurales
(déficit histórico de financiación, escasez de
camas y plantillas...), la entrada de empresas
con ánimo de lucro no hace sino deteriorar
la asistencia sanitaria y encarecerla. Por ello
consideramos imprescindible derogar la ley
15/97, para que las empresas lucrativas no
sigan haciendo negocio con nuestra salud.
CAS Madrid
Coordinadora Anti-privatización
de la Sanidad Pública de Madrid
www.casmadrid.org
Matusalén
Plataforma por la derogación
de la Ley 15/97 y la defensa de
la Sanidad Pública
matusalen.salud@gmail.com
La ley 15/97, apr

lunes, septiembre 23

Aquel ánimo del 45 art. en Levante

VOTE ESTA NOTICIA
    

Aquel ánimo del 45

23.09.2013 | 02:04

Virginia Mataix
Mi padre me llevó a ver las  colas infinitas del paro y me dijo que jamás olvidara lo que
 había visto allí, para no volverlo a repetir. Era una niña  de diez años, pero el deseo de
 mi padre, era recuperar la fraternidad y la unión de los trabajadores  que había derrotado
 la primera y segunda guerras mundiales». Es uno entre algunos testimonios de mujeres
 y hombres que sufrieron la pobreza, enfermedad y desesperación  ante la mirada
 cristalina de un hijo de minero, el director Ken Loach, en su documental  El espíritu del 45.
 Un período muy sombrío de guerras y entreguerras. Lo que ha querido reflejar es un ánimo
 de no querer repetir los mismos errores, de sensatez y trabajo en beneficio del interés
 general que empezó a arraigarse en un país devastado.
La gente quería paz, trabajo y una vida hogareña, nada más. No existía ambición, ni codicia.
 Entonces una idea fue propagándose, quizás, con más prisa que la pólvora: si habían sido
 capaces de unirse, esforzarse y ganar batallas en la guerra juntos, también podrían ser
 capaces de colaborar y construir prosperidad y bienestar común en la  paz. El Partido
 Laborista tomó fuerza y ganó las elecciones. Las clases ricas dejaron de controlar las minas,
 los hospitales, los ferrocarriles, la electricidad, las escuelas... y todo volvió a ser una cuestión 
de Estado y no de los señoritos que se habían beneficiado a costa de reventar a las personas 
de hambre y enfermedad. La generosidad de tender una mano al compañero que se ha caído
brotó como uno de los aspectos más naturales del ser humano. Fue un ánimo que gobernó
en el Reino Unido a lo largo de casi tres décadas. Pero los riquísimos saben como sabotear
la unión y fue en 1979, cuando Margaret Thatcher sedujo a la sociedad inglesa con valores
como el individualismo,  egoísmo, competitividad y beneficio privado. Destruyó lo construido.
El Partido Laborista de Tony Blair continuó abrazando la desregularización y privatización.
Les suena, ¿verdad? Quizás algún día recuperemos aquel ánimo. Nos lo merecemos.

domingo, septiembre 22

CELEBRIDADES CON ATAQUES DE PÁNICO

ALEMANIA (GERMANY) SE ENGAÑA y SE DEJA ENGAÑAR (JTorres López)

22sep 2013
 Compartir: facebook twitter meneame




-buba
ALEMANIA SE ENGAÑA Y SE DEJA ENGAÑAR ( PERIÓDICO  : público)

Enlace permanente de imagen incrustada



Enlace permanente de imagen incrustada

Juan Torres López

Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla
En los últimos meses se ha dado gran importancia a las elecciones alemanas de hoy domingo, considerándolas precursoras de un cambio de políticas en Europa pero creo que no la van a tener, pues me parece que la situación política y económica no variará mucho allí ni en Europa, sea cual sea su resultado.
Una nueva victoria de los conservadores no sólo no modificará la política de Merkel, sino que incluso es posible que lleve a debilitar el impulso que su gobierno había dado a la economía en los últimos meses para mejorar su imagen ante el electorado y a reforzar su fundamentalismo. Y no cabe esperar ni siquiera alguna tímida reformulación del discurso europeo si no se endurece con firmeza la posición de otros socios de la eurozona.
Tampoco cambiarían mucho las cosas con una victoria socialdemócrata, a estas alturas poco previsible, o incluso de Los Verdes. Aunque en sus programas tratan siempre de diferenciarse de los democristianos y ahora proponen la puesta en marcha de una especie de nuevos planes Marshall para reactivar las economías, si llegaran de nuevo a gobernar no se alejarían de lo que ha hecho y volverá a hacer Angela Merkel.
Así será porque los partidos políticos gobernantes en Alemania son materialmente esclavos desde hace mucho tiempo de la clase empresarial y financiera que es quien de verdad marca el paso de la política en aquel país.  No se olvide que fueron los socialdemócratas quienes pusieron en marcha las reformas reaccionarias que han originado el gran incremento de la desigualdad y del deterioro actual de las clases trabajadoras alemanas, y es bien sabido que sus posiciones sobre Europa, el euro o la estrategia del Banco Central Europeo no difieren prácticamente en nada de las que mantiene la derecha más recalcitrante.
Y no habrá cambios porque lo que los grandes poderes económicos han puesto sobre la mesa aprovechando la crisis económica y lo que ahora se dilucida en Alemania y en toda la Unión Europea no es otra cosa que el cambio radical del modelo social, es decir, una alteración profunda del equilibrio de fuerzas sociales y, por tanto, una redefinición de los derechos económicos e incluso políticos de los ciudadanos.
Es un objetivo muy distinto a las preferencias ciudadanas mayoritarias, tal y como demuestran todo tipo de encuestas, y eso hace que las instituciones representativas en donde puedan reflejarse resulten cada día más incómodas para los grandes poderes económicos. Es por eso que éstos últimos vienen impulsando por todos los medios a su alcance el desmantelamiento de la democracia en toda Europa, como ha denunciado entre otros el gran filósofo alemán Jürgen Habermas, pues sólo así se pueden imponer las políticas que llevan a ese cambio de modelo y que son tan contrarias a las que desea que se apliquen la inmensa mayoría de la población.
No caben, pues, grandes cambios tras la contienda electoral en Alemania.
Los grandes grupos de presión se han cuidado mucho de impedirlo sobre todo generalizando un discurso político cargado de mentiras que poco a poco cala en toda Europa y particularmente en Alemania para ir conformando una ciudadanía sumisa y convencida de que lo que proponen para su beneficio los grandes grupos financieros es justo lo que más interesa a los de abajo.
Las elecciones generales que hoy se celebran en Alemania tienen mucho que ver con todo ello porque son precisamente las grandes corporaciones y grupos financieros de ese país los que más combativamente impulsan ese cambio de modelo social y porque la población alemana ha sido especialmente bombardeada y convencida por las mentiras y engaños en las que se envuelve su puesta en marcha.
Si hay europeos que están siendo especialmente engañados son los alemanes y si alguien engaña más que otros a los demás europeos son los dirigentes políticos y económicos alemanes.
Se engaña a los alemanes al hacerles creer que Alemania es la que financia al resto de Europa, cuando resulta que sus grandes empresas y bancos han sido desde hace años los grandes beneficiarios de una construcción europea y del euro mal diseñados por haberse hecho a su medida. Alemania no es generosa sino que aprovecha su inmenso poder para tratar de someter a los demás, otra vez, en un espacio económico que sus grandes grupos económicos consideran suyo en toda Europa.
Se les engaña cuando se les hace creer que el despilfarro y la irresponsabilidad de los ciudadanos de otros países han sido los que han producido la crisis y los males que se sufren, cuando la verdad es que han sido los bancos alemanes quienes han financiado sin miramiento ni medida las burbujas y los excesos que han destrozado las economías para engordar durante años, eso sí, sus cuentas de resultados.
Se les engaña cuando se les hace creer que son otros países quienes se aprovechan del esfuerzo y los ingresos de los trabajadores alemanes cuando en realidad son sus propios grupos de poder económico y financiero los que han impuesto a su favor políticas que crean creciente desigualdad y más pobreza y los que han colocado fuera de Alemania el colosal excedente que han obtenido de sus trabajadores en los últimos años.
Se engaña a los alemanes cuando se les dice que su modelo social es insostenible por culpa de Europa y del coste de la solidaridad con otras naciones cuando en realidad si hay problemas de financiación es por la cada vez menor contribución de los propietarios de capitales alemanes a la financiación de los intereses colectivos y por la colocación de los excedentes que obtienen fuera de Alemania.
Se les engaña cuando se les dice que han de trabajar más que los trabajadores de cualquier otro país cuando las estadísticas muestran que si bien pueden ser más productivos en los sectores de vanguardia por el mayor avance de sus economías, trabajan menos, afortunadamente para ellos, aunque por cierto, cada vez en peores condiciones de trabajo e ingreso.
Se engaña a los alemanes y los dirigentes alemanes están engañando a los ciudadanos europeos cuando se les dice que las políticas de austeridad son la mejor forma de salir adelante y que además son necesarias por la deuda de otros países, cuando Alemania la ha tenido siempre más elevada que muchos de ellos y cuando es una evidencia clamorosa que estas políticas empobrecen a toda Europa y, a la postre, a los propios trabajadores alemanes y cuando sólo están sirviendo para justificar la privatización y la desaparición de servicios públicos y derechos sociales.
Se engaña a los alemanes y los dirigentes alemanes engañan a toda Europa cuando se les dice que la deuda que hay que reducir deriva de excesivo gasto público dedicado al bienestar social cuando en realidad procede de los intereses gigantescos que se pagan a los bancos privados al imponer un banco central en Europa que no lo es y que sólo sirve para apoyar y salvar a los bancos privados.
Se engaña a los alemanes y los dirigentes alemanes engañan a los europeos normales y corrientes cuando se les dice que países como Grecia, Portugal o España requieren ayudas o rescates multimillonarios para sacarlos adelante cuando en realidad esos rescates sólo sirven para salvar a los bancos alemanes o a las grandes empresas que viven de hacer inversiones imperiales en el resto de Europa, en muchos casos promoviendo y financiando todo tipo de prácticas corruptas.
Se engaña a los alemanes y los dirigentes alemanes engañan a los europeos cuando se les dicen que hay que rebajar salarios para crear empleo y de esa forma sólo se consigue que aumente el beneficio empresarial y la pobreza; o que hay que flexibilizar los mercados laborales, cuando eso sólo se traduce en mayor poder de negociación de los grandes empresarios pero no en más sino en peor empleo; o que hay que reducir el gasto público cuando cada vez son mayores sus aventuras y gasto militares o los gastos financieros que graciosamente se pagan a los bancos privados.
Se engaña a los alemanes y los dirigentes alemanes engañan a todos los ciudadanos cuan se presentan como justos y eficientes reclamando estrictas condiciones de pago a los ahora sus deudores. Ocultando que países como Grecia fueron generosos con Alemania cuando era ésta quien tenía que pagar su deuda.
No cabe esperar grandes cambios de estas elecciones alemanas porque se están celebrando en medio de un cinismo institucional gigantesco, en el marco de una colosal estafa intelectual y política que no se puede combatir en el seno de instituciones que han dejado de ser democráticas o por gobiernos que son marionetas de los grupos financieros y grandes empresarios.
La estrategia de la mentira triunfa, y desgraciadamente de forma muy particular en Alemania, gracias al poder inmenso que han acumulado las clases más ricas. La riqueza del 10% más rico de Alemania, por ejemplo, pasó del 45% del total en 1998 al 53% en 2008, la del 40% siguiente del 46% al 40% y la del 50% más pobre del 4% al 1%.
Eso es lo que explica que a pesar de que el 70% de los alemanes afirma ser consciente y repruebe la injusticia que conllevan las actuales políticas económicas y laborales vuelva con toda probabilidad a votar en su gran mayoría a los partidos que las llevan a cabo.
En Alemania, como en los demás países europeos, han conseguido convertir a los ciudadanos y ciudadanas titulares de derechos en los “súbditos dóciles” de los que decía el gran Thomas Mann en La Montaña Mágica “que demuestran en toda oficina y en todo local de servicio el respeto debido a la autoridad”.
Cuando los votantes hayan dejado de ser dóciles e ingenuos como vienen siendo la mayoría de los alemanes y europeos en general, y cuando se enfrenten antes con decisión a las autoridades corruptas y totalitarias que nos gobiernan, las elecciones empezarán a tener otro significado y entonces sí que abrirán paso a verdaderos cambios políticos.

viernes, septiembre 20

CORAJE PARA EMIGRAR


 Hace falta valor para emigrar de este país. Cuando se es joven uno, aunque le cueste dejar su país, posee más fortaleza e ilusión que una persona en la cincuentena. Confieso que tengo hartura de España, que falta aún un año y medio, o algo más para que se celebren las elecciones y que se libran batallas en la calle, de contínuo para protestar por toda la política de recortes que se viene practicando desde que Zapatero volvió de USA , en 2010 y le tiraron de las orejas para que emprendiera los hachazos. Lo primero fue cambiar el 135, artículo de la Constitución y así hacer una reforma laboral, no se revalorizaron las pensiones...y hubo respuesta de la ciudadanía, con el 15M y movimientos de indignados ( que creo que son un movimiento importantísimo ). Cuando el Partido Popular llega al poder en noviembre de 2011, cada viernes fue un viernes de dolores y de nuevos golpes al Estado de Derecho. Maastricht. Un pacto que bien se podría haber cumplido recortando de otros asuntos. Pero no. Al gozar de una mayoría absoluta , los partidoscomo IU no han podido hacer ninguna moción de censura por no contar con 50 diputados, mínimo para hacerlo. Sin embargo IU es el partido que más demandas judiciales ha presentado en contra de todas las reformas, incluyendo la de Bárcenas. Sí UPyD también y PSOE también.

  Pero volviendo a lo de emigrar. Cuantas veces JL Cepero me ha hablado de URUGUAY...

miércoles, septiembre 18

THE NEETHERLANDS, HOLANDA: Se acabó el estado de Bienestar











 HOLANDA, RUTTE el jefe de Gobierno ha anunciado recortes de 6.000 euros en Sanidad y Pensiones, además de los 46.000 millones que llevan recortando desde 2010.

 Recuerdo, cuando pasaba grandes temporadas en aquél país, que estaba sucediendo exactamente igual que en España y no me creían nada. Cuando parecía que en las últimas elecciones iba a ganar el SOCIALIST PART., empezó un gran bombardeo de la prensa conservadora y no tan conservadora, alentando al  Partido Laboral que son los Socialdemócratas Camuflados, porque han abrazado el capitalismo de la misma manera que el Partido Liberal...y lo que dicen los Medios de Comunicación va a misa. El pueblo holandés  se tragó la mentira de los dos partidos y han hecho lo que quería la TROIKA: RECORTES EN EL ESTADO DE BIENESTAR Y QUE CADA UNO AGUANTE SU VELA.
 ¿Pensaban que EUROPA era intocable? pues no, todo es un plan estupendo NEOLIBERAL, y lo mismo les da hacerlo en Latinoamérica que en Africa o en Asia....

 Ahora , el 80% de la población rechaza estos recortes, según las encuestas, pero ya veremos en las próximas elecciones.
  

jueves, septiembre 12

miércoles, septiembre 11

THE SPIRIT OF 45´ la nueva película de KEN LOACH




  "La guerra ha terminado" comienza a decir una mujer. "La gente lo único que quería era paz y trabajo, había una gran pobreza y enfermedades, y el pueblo no poseía  ninguna ambición salvo la del interés colectivo" "Se votó a los laborales" y hubo una buena época hasta que llegó la Thatcher y destruyó el interés general, el bien común por un individualismo terrible....Aquél espíritu del año 1945, al terminar la guerra en Inglaterra bien podría recobrarse por los mayores enseñando a las nuevas generaciones....

 La entrevista a Ken Loach, para los que entiendan un poco de inglés es deliciosa.





sábado, septiembre 7

La trampa de pensar en positivo de Vicente Perez

La trampa de pensar en positivo

07.09.2013 | 05:30
Vicente Pérez
Muchos hemos vuelto de vacaciones, otros las disfrutan ahora y la mayoría no ha tenido. Demasiados parados y trabajo en negro para practicar la vida contemplativa. Este país no carbura y no me llamen agorero porque me niego a pensar en positivo por mucho que insistan los gurús de la autoayuda. Pensar en positivo es una trampa, un acto interesado. Lo explica muy bien el catedrático de Filosofía Moral y Política Aurelio Arteta en su último libro sobre tópicos nacionales. Se trata de un pensamiento que elimina lo que nos degrada o perturba, prescinde de la crítica y atiende sólo lo que nos es favorable. Esto lo saben bien los políticos liderados por el modelo De Cospedal. Pensar en positivo es borrar del disco duro todo lo que nos ensucia y señala. Pensar a secas es cuestionar la apariencia, la evidencia o lo convenido, y nadie dice que sea agradable. Es la manera de pensar que justifica el papel social de los medios de comunicación críticos. Convendrán conmigo en que airear la recuperación laboral con una reducción de 31 desempleados en agosto es obsceno. Pues no me llamen agorero.

lunes, septiembre 2

Jóvenes empantallados, artículo Levante-emv

VOTE ESTA NOTICIA
    

Jóvenes empantallados

Virginia Mataix

02.09.2013 | 05:30

Me despertaba el canto de un gallo a las seis de la mañana. En punto. Pensé que me acostumbraría pero no fue así. Ni modo. Le pregunté a la recepcionista del hotelito si era yo la única afectada por el gallo y me indicó con un tono cansado, que no. Afuera, en un pequeño porche, media docena de jóvenes permanecían pegados a sus portátiles. Estaban sentados impertérritos, sin mostrar ninguna emoción ante lo que atraía su atención en las pantallas. A mí me hubiera gustado entablar alguna conversación a cuento del gallo y sobre el apego al rugido continuo de la ciudad, como quizás se hubiera producido años atrás, cuando no existía tanta devoción por guassap, móviles y demás tecnología. Casi todos lucían tatuajes en brazos, piernas, cuello, espalda y tampoco se dirigían la palabra entre ellos. Ningún intercambio de miradas. Por un momento quise ser como san Francisco de Asís, localizar al gallo y hablar con él. El caso es que no conseguí localizarlo en los siete días que duró mi estancia. Así pues, comencé a preguntarme cosas sobre aquellos jóvenes amparados en teclados y plasmas y sin inmutarse. ¿Pertenecerán a ese cincuenta y muchos por ciento que ni de coña desean saber algo sobre está mal llamada crisis? ¿Creerán que todos los políticos son iguales o que si llegan otros de partidos más a la izquierda al poder se corromperán igualmente? ¿Se habrán planteado comprometerse en algún movimiento ciudadano, en alguna asociación unas cuantas horas los fines de semana en vez de estar pegados todo el santo día al ordenador? ¿Les importará un pepino que si quieren estudiar una carrera les costará un riñón? ¿Que la sanidad pública era un tesoro construido con las cuotas de todos los españoles y ha sido cedido a contratas privadas? ¿Que se pagan 100 millones de euros cada día de deuda con nuestro sudor? ¿Que a lo mejor han de emigrar? Y me fui a la búsqueda infructuosa del gallo.