Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, julio 2

POR QUÉ VOY A VOTAR, post de Twistdpalo

23/05/2014 General 5 comments
suffragettes 
 
 
 
 
 
          Compañera de twitter, peleadora, se cuestiona a sí misma, cuestiona mucho la política, el sistema, y este momento tan cutre y sombrío que vivimos. No le calla nadie. Es guapísima y gata, es decir, madrileña, como yo. Muy diáfana, directa y sincera.
 
 
   
Ay que viva, si, la abstención activa, el anarquismo y la defensa del voto como violencia prosistema.
Vamos que cada cual haga lo que quiera y como le parezca, que mi texto no pretende enmendar la plana ni ridiculizar otros enfoques ante unas elecciones sobre las que planea la abstención, por desgracia más pasiva por falta de interés que militante de la acracia.
Dicho lo cual, mi intención es votar en estas y (supongo) en las próximas elecciones por varias razones, pero sobre todo, por una muy sencilla: el abstencionismo no traerá más activismo sino que lo frenará en seco.
A ver, no se queden ustedes en la rotundidad de la afirmación: la causa de que aparezcan nuevas leyes que criminalicen la protesta no será, evidentemente, de la abstención, sino de los representantes del poder económico instalados en los escaños del PSOE y del PP, principalmente. Pero la abstención, tal y como se diseñó la ley electoral, no hace sino refrendar el porcentaje de poder de quienes queremos derrotar.
¿Cómo podemos cambiar eso? Desde luego no va a ser tampoco votando cada 4 años y viviendo la legislatura con los ojos cerrados, esperando a que “pase algo” que no va a pasar , porque los cambios no pasan, se conquistan, y se conquistan desde y por la calle y ahí están mis amigos del abstencionismo activo. Pero yo comienzo mi análisis a partir, no tanto del cómo podemos cambiar las cosas, sino a partir de cuándo va a ser imposible cambiarlas, y este cuándo lo marcan las agendas electorales, las victorias que lleven a ejemplares como Cañete o Valenciano a Europa, a hablar por nuestra boca, participando con sus mayorías en el gran juego de la Comunidad Económica Europea, que es la que manda aquí junto con el FMI.
Yo no quiero que Cañete y Valenciano representen con sus mayorías pírricas la voz de los españoles en un sitio donde se decide nuestro futuro, pues eso es lo que vamos a tener que comernos durante años todos, tanto el que se abstuvo como el que votó. Y es en esa desgracia colectiva donde si somos mayoría.
Que las órdenes de desahucio no provienen de un policía vestido de robocop y que te tira la puerta. Ese es el brazo ejecutor. Que no es el ministro de tal o cual el que recorta. Que eso y casi todo lo que hoy lloramos, se decide en Europa y estos, Valenciano y Cañete dicen que si a todo y que no a nada, al unísono en un 75% de las veces en la eurocámara.
No quiero respaldarles con un voto nulo, ni con un voto en blanco ni con mi abstención.
Yo no quiero regalarles nada a estos enemigos míos y de mi gente.
Entiendo que el voto, tal y como está planteado por nuestra legislación actual, no es lo mejor ni lo más justo ni lo más antisistema, pero es la posibilidad más real de tener algún tipo de voz dentro de los órganos de decisión y por tanto, de frenar el advenimiento del autoritarismo que estos dos socios bipartitos preparan, así como la ola prefascista que ya se respira en la vieja Europa.
La democracia (y la política) es mucho más que votar. Es participar en la calle, es pensar críticamente, es luchar por nuestros derechos.
Pero ni derechos, ni pensamiento, ni nada quedará en pie después de este Atila bipartidista.
No quiero tener miedo a decir lo que pienso.
No quiero que el activismo se persiga como un delito.
No podemos soportar que nos recorten más.
Por eso, y activamente, yo voto.
(En la imagen, sufragistas inglesas con máscaras, manifestándose en las calles, luchando por su derecho a votar, por que votar es un derecho, no una violencia prosistema, un derecho conseguido por el activismo político).

No hay comentarios:

Publicar un comentario