Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

miércoles, enero 14

La mirada limpia de Alexis Tsipras.

Grito de desesperación en programa de TV griego: vía @YouTube via @Linkis_com


   Veo a Corina Vasilopoulou (y amiga en la distancia) Presidenta del gobierno regional de Ática, en La Sexta. Declara, de manera tranquila, diáfana y directa que se han ganado la esperanza del pueblo tras un año gobernanado en los municipios. Han sabido plantar cara a las injusticias y nadie ha sido despedido de sus trabajos. Se van solventando las primeras necesidades de la gente.
   Siempre he pensado que dentro de las grandes revoluciones y cambios suele existir un gran líder que trasmite esperanza, confianza, honestidad, pureza, firmeza, alegría, calma, amabilidad y por supuesto que concuerden  estas cualidades con las acciones que emprenden y van realizando. Me refiero a personajes bondadosos, que aún a pesar de haber pasado penalidades y sufrimientos en su vida las han transformado, no en resentimiento, psicopatía, revancha, trato despótico si no en generosidad y coherencia y buen hacer. Es entonces cuando el pueblo se siente protegido, sostenido y amado, además de bien guiado y sigue el camino trazado aunque cueste. Ejemplos para mí fueron Nelson Mandela (recomiendo ver la película dirigida por Clint Eastwood e interpretada por Morgan Freeman), Lázaro Cárdenas o "La esfinge" en México (nacionalizo el petróleo) Fidel Castro en Cuba, Hugo Chávez en Venezuela, Lula da Silva en Brasil,  Mújica en Uruguay, Ghandi en la India, Rafael Correa en Ecuador, Dilma Roussef en Brasil...y pudiera haberlo sido Hillary Clinton, a pesar de tener a un congreso republicano en contra de su propósito de cambiar la sanidad privada en EEUU.

  En el enlace que he puesto, una mujer griega le canta verdades como puños al representante de ND, en un programa de TV. Dice que ella siempre votaba a ND pero que votará Tsipras por su mirada limpia, por su pureza, y su fuerza. Que sabe que no es perfecto y que no podrá cumplir todas las expectativas, pero que es leal y honesto. La callan al cabo de 3 minutos de exposición. Pero 3 minutos en TV corren como la pólvora.
 Quizás la llave de Grecia resida en esa fortaleza, pureza, alegría y fidelidad de Tsipras a lo largo de 25 años hacia su pueblo y en la enseñanza a sus gobernantes. No es colérico. Corina , posee también esa cualidad: serenidad, sensatez y amabilidad y encima habla francés, inglés y español.  El amor mueve montañas. El amor sincero que se empeñó en integrar y conciliar más que en dividir, porque nunca perdió de vista que el problema era una troika y los intereses de una deuda que pasó de ser privada a ser pública.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario