Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, diciembre 31

Cuando creces (art. De Ana I. Bernal)

Desdeelsur

  Esta mujer tan joven, suele escribir para www-eldiario.es
 Este artículo conmueve, es de una belleza expresiva, cinematográfica, emotiva...

Cuando creces


          


El hombre de hojalata de 'El mago de Oz'
El hombre de hojalata de 'El mago de Oz'

Hoy me vienen a la memoria muchas cosas.
Cuando era pequeña y llegaban estas fechas, mi madre bajaba del armario la maleta grande marrón que tenía el belén con un camello cojo y medio derretido por las luces de Navidad, el río con papel de aluminio y las bolitas blancas de nieve artificial. Recuerdo las preguntas que yo lanzaba cuestionando a los Reyes, mientras ella respondía con imaginación o con cualquier pretexto al azar. Recuerdo la llegada de los que ya no están y esos abrazos que, a pesar de sus ausencias, siento como si los recibiese hoy. La ilusión que envolvía todo cuando aún estaba a salvo de la verdad. Y me recuerdo tirada sobre la alfombra, viendo películas como El Mago de Oz, que daban algo de color al día gris.

Y ahí ocurre todo.
Cuando creces aprendes que el amor no es como en los libros. Que hay espacio para el dolor y que otros disfrazan de cariño un maltrato con el que desgarran. Compruebas las dosis de patriarcado en los cuentos de princesas, y asumes que el mejor mandamiento es quererte a ti misma por encima de todas las cosas. Admites la inmensidad del amor de una madre, que te raja cuando aceptas que será por tiempo limitado. También reconoces que amigos, compañeros o incluso familia se alejarán cuando menos lo esperas. Con el tiempo, sabrás que quien no te quiere está de sobra. Y que, a veces, es mejor quitar peso de la mochila y molestas piedras de los zapatos.
Que las Navidades no son siempre para niños y que no es tiempo de lujo. Que también hay Nochebuenas muy decentes sin mariscadas ni caviar, sino con una sopita y una tortilla de patatas. Que alguna vez los Reyes no pasaron por casa porque los niños pobres necesitaban tus regalos, sin conocer que en verdad tú formabas parte de ellos. Y te quieres rebelar cuando se revela que otros niños fabrican esos juguetes o que, para otros, el auténtico regalo consiste en tener comida y unas sábanas para dormir.
La vida mostrará vallas que rajan aún más las fronteras. Personas que no viajan, sino que huyen. Guerras que no son de ficción. Que lo que para unos es sonido de fuegos artificiales, para otros son estruendos de bombas. Que los malos y villanos de los cuentos se transforman en gobernantes sin escrúpulos. Que los reyes no tienen sangre azul y sus privilegios han surgido de principios injustificables. Que los héroes y las heroínas son los que sobreviven en la calle, los que cruzan países para evitar una muerte segura o los que siempre se levantan por más obstáculos que encuentren.
Que muchas personas confunden solidaridad con caridad y que sus decisiones perpetuarán injusticias incomprensibles. Que los seres humanos son muy retorcidos y, por más que lo intentes, nunca conocerás el porqué. Verás con tus ojos que aún hay gente esclava, que no piensan por ellos porque les robaron la conciencia, que obedecen y callan con miedo, que muerden el polvo o que se mueren en vida porque ni siquiera les queda aliento.
Te dará rabia cuando compruebes cómo otros se enriquecen con la pobreza. Que las joyas deslumbran para ocultar la explotación de quienes las escavan bajo tierra. Que la avaricia y la codicia son las normas del mundo. Pero que la revolución se hace con tus decisiones. Que si te descuidas te convierten en una marioneta y, por ello, vale más un minuto en pie que una vida de rodillas. Que las vallas están para saltarlas. Y los muros, para derribarlos. Que la educación pública será tu mejor aliada. La biblioteca, un tesoro.  Que la violencia sirve de poco y, por ello, la mejor arma siempre será la palabra.
Verás que el mundo tiene una parte muy sucia. Que los poderosos usan otros países como vertederos. Que algunos siempre desvelarán su superioridad sólo por ser de un país, raza o religión. Que el dinero manda por encima de la política y que el verdadero poder está en manos de usureros sin tripas. Que hay gente que no puede esperar cuatro años más sin expectativas ni esperanzas. Que hay que levantar un fortín sobre los derechos para que los piratas no los aborden ni roben. Que la arrogancia se condensa en las miradas por encima del hombro, en los abrigos de pieles sin pálpito y en quien obliga a otro a sacar brillo de sus zapatos. Que los hay tolerantes con la corrupción, el robo y el engaño; e indiferentes al dolor y el padecimiento.
Creces y aceptas que la vida no es un cuento. Que las moralejas no siempre se cumplen ni que son obligatorios los finales felices. Que los esquemas están para romperlos; y los tabús, para vencerlos. Rescatarás sueños de niño que, puestos en una balanza, casi siempre caerán hacia los no conseguidos. Valorarás más la vida porque asumes que es finita. Que hay muertes a destiempo. Incluso cuando pierdes a muchos de los tuyos, se mina el miedo a morir con la esperanza de un reencuentro incierto e irreal, pero que alivia el vacío y el duelo. Cuando creces… Descubres que has crecido demasiado.
Querrás volver a esconderte bajo las sabanas y que tu madre te destape en una tormenta de carcajadas.
Querrás que te devuelvan algo de lo que fuiste, y que se quedó en el camino.
Anhelarás, como Dorothy, un lugar sobre el arcoíris donde los problemas se derritan como gotas de limón…
Porque descubres que nunca conocerás a un espantapájaros que habla, ni a un león cobarde, ni a un hombre de hojalata sin corazón. Descubres que no hay brujas buenas ni malas. Que no hay ciudad Esmeralda, ni zapatos de rubí.
Descubres que hay personas que espantan cuando hablan, cobardes que rugen pero no consiguen nada; y hombres, de carne y hueso, sin corazón. Descubres que ni la maldad ni la bondad son cuestiones de brujería. Que no hay ciudad Esmeralda, sino destinos por alcanzar. Que es mejor andar descalzo porque hay que tener los pies en la tierra. Que la magia de Oz consiste en estar vivo y despierto a pesar de que, a ratos, resulte agridulce. Y que sí. Que sí existe un camino de baldosas amarillas. Porque, cada día, harás camino al andar.

martes, diciembre 29

Trabajadores, crisis y recuperación (art. de Javier lezaola)

  ¿DE DÓNDE SALEN LOS BENEFICIOS DE  LAS EMPRESAS?

Trabajadores, crisis y recuperación

La recuperación de la que hablan los voceros del establishment es compatible con el desempleo masivo, los salarios de miseria y la precariedad y temporalidad en el empleo.
         

En el capitalismo las desigualdades sociales dependen fundamentalmente de las relaciones de producción, que determinan la existencia de las dos clases sociales protagónicas y antagónicas: la de los burgueses o capitalistas–propietarios de los medios de producción– y la de los obreros o trabajadores, que se ven obligados a vender su fuerza de trabajo a los primeros para poder vivir.
Recordemos que el capitalista paga al obrero una parte del valor producido por el trabajo de éste (salario) y se apropia gratuitamente de la otra parte (plusvalía), y el capital es ese dinero que el capitalista acumula a través del trabajo que no remunera a los obreros y que utiliza para comprar más medios de producción y más fuerza de trabajo con el objetivo de repetir la operación y obtener más dinero que el invertido al principio (beneficios).
Sí, ya sé que todo esto es de 1º de Economía, pero yo no tengo la culpa de que lo cuentes por ahí y siga sonando a chino; y no por casualidad.
El caso es que en el modo de producción capitalista el trabajador no es más que fuerza de trabajo que comprar o de la que desprenderse según convenga al burgués de turno. Por eso el paro masivo, los salarios de miseria o la precariedad y temporalidad en el empleo que nos rodean afectan tan negativamente a los trabajadores, pero no a los capitalistas. A los capitalistas les benefician, aunque les toque decir lo contrario.
El desempleo masivo beneficia a los capitalistas porque aumenta la oferta de fuerza de trabajo y eso abarata los salarios. Los salarios de miseria les benefician porque aumentan la plusvalía, de la que se apropian gratuitamente, y con ella los beneficios. Y la precariedad y temporalidad en el empleo les beneficia porque por un lado aumenta su margen de maniobra para disponer y desprenderse de fuerza de trabajo según les convenga y por otro lado aumenta la inestabilidad de los trabajadores y con ella sus dificultades para organizarse y luchar.
Sí, también sé que el empobrecimiento de los trabajadores puede plantear algunos problemas a los capitalistas –dificulta la comercialización de sus productos e incluso amenaza con acrecentar y acelerar la lucha de clases–, pero el ánimo de lucro inmediato que impulsa al sistema no entiende mucho de estas cuestiones.
Los voceros del establishment ya hablan un día sí y otro también de una incipiente recuperación de la actual crisis económica–la mayor de todas las crisis cíclicas del capitalismo desde la Gran Depresión–, aunque esa recuperación de la que hablan es compatible con el paro masivo, los salarios de miseria y la precariedad y temporalidad en el empleo, incluso en los países del denominado Primer Mundo.
Esté o no relativamente próximo el colapso final del sistema, es evidente que la recuperación de los capitalistas va por un lado y la de los trabajadores por otro, aunque a los aplicados voceros del establishment les convenga confundir y meterlo todo en el mismo saco.

La otra cara de la corrupción (art. de Javier Lezaola)

Explicación a los trabajadores de los beneficios de las empresas fuera de toda la corrupción (pregunta de @ruben) Artículo de Javier Lezaola.

La otra cara de la corrupción

La esencia y la consecuencia más grave de la corrupción no es el sobre atiborrado de billetes ni la 'tarjeta black', sino la puesta del poder político al servicio del poder económico.

   Corromper es sobornar, por lo que para que haya un corrupto (sobornado) tiene que haber también un corruptor (sobornador). Y es que la corrupción no tiene una sola cara, sino dos: la del poder político (corrupto) y la del poder económico (corruptor). Desde el punto de vista del primero consiste en utilizar el cargo público para sacar tajada –en forma de pagos y prebendas– y desde el punto de vista del segundo consiste en proporcionar esa tajada al político corrupto para obtener otra tajada más suculenta, en forma de leyes, contratos... o de simple sumisión incondicional.
La corrupción tiene una cara A –el sobre atiborrado de billetes, el hit periodístico destapando el último chanchullo, ese "los políticos son unos chorizos" que ameniza tantas conversaciones de ascensor–, pero también tiene una cara B, menos comercial, aunque mucho más determinante, porque contiene la esencia y la consecuencia más grave de la corrupción (de la corrupción ilegal y de la que "no es ética, pero es legal", que decía aquel): la puesta del poder político al servicio del poder económico.

Así, la corrupción no es exclusiva del capitalismo, pero sí es inherente a un sistema económico que está movido por el ánimo de lucro; puede haber corrupción sin capitalismo, pero no hay capitalismo sin corrupción, porque la corrupción es esencial para que el poder económico controle de forma efectiva el poder político. Aunque hay corrupciones y corrupciones, y la española siempre ha destacado por su parafernalia obscena, en la línea de lo que Azcona y Berlanga reflejaron magistralmente en La escopeta nacional.
En España la corrupción ha sido consentida por buena parte de la sociedad, de forma indisimulada hasta hace un lustro –cuando se ha evidenciado el conchabamiento de corruptos y corruptores para recortar derechos, libertades y plantillas– y de forma más soterrada desde entonces.
En España la corrupción ha sido consentida por buena parte de la sociedad, de forma indisimulada hasta hace un lustro –cuando se ha evidenciado el conchabamiento de corruptos y corruptores para recortar derechos, libertades y plantillas– y de forma más soterrada desde entonces. Sólo así se explican cosas como que ningún alto cargo del partido que ocupa el Gobierno central se haya visto obligado a dimitir –y ni siquiera haya tenido que salir a dar explicaciones– tras demostrarse cosas como que la caja B y el dinero negro existen en el PP desde que el partido se fundó.
Pero la corrupción no se produce sólo en las fuerzas más vinculadas al poder económico. Casos como el de las tarjetas black de Bankia evidencian que ese poder económico también sabe asegurarse la lealtad de cierta izquierda capaz de pasarse por el forro del cajero automático sus principios más básicos, empezando por el de la autonomía del poder político respecto del poder económico-financiero. Y este no es un asunto menor, sino el quid de la cuestión, porque un caso de corrupción en un partido de derecha en el fondo no es más que una anécdota –incómoda, pero anécdota– tanto para ese partido –la derecha representa al poder económico– como para buena parte de su electorado potencial, pero un caso de corrupción en un partido de izquierda es algo más, y no puede ser despachado con un "todos los partidos tenemos corruptos, lo importante es que nosotros los expulsamos".
El unte de los corruptos de izquierda sirve para someter a esos corruptos al poder económico que los unta. Esto es lo que está detrás –y va mucho más allá– de la tarjeta black que entra y sale de un cajero automático. Esta es la otra cara –la cara B– de la corrupción, la cara que tanto se silencia porque tanto conviene silenciar. Esto es lo que ha convertido a buena parte de la izquierda política y sindical en una marioneta del poder económico-financiero.

miércoles, diciembre 23

lunes, diciembre 21

Sobre las elecciones en España ayer 20/12/2015








  Los que diseñaron las encuestas pre-electorales erraron bastante. Podemos creció más de lo que se pronosticaba y Ciudadanos no llegó a la cifra tan grande que nos esperábamos. El PSOE tampoco bajó mucho más y el PP obtuvo algo más de siete millones de votos. Izquierda Unida-Unión Popular en votos ha sacado prácticamente lo mismo que obtuvo en 2011,  pero las leyes de reparto de escaños por cisrcuncripción,  han quedado en líneas generales con dos diputados. No podríamos echar la culpa de todo a la Ley electoral sin tener los datos que figuran en el gráfico de arriba.
  Tampoco podríamos hablar de : "Voto útil a Podemos y no a IU_UP" porque en muchas provincias Podemos se ha jugado la gobernabilidad (útil con PP, PSOE o Cs o un partido nacionalista).Con los datos que se reflejan en el gráfico de arriba, asimismo)

¿Quién tiene la llave de la gobernabilidad en España en estos momentos? el Pasok, digo, perdón, el PSOE . Ciudadanos ya sabemos que apoyará al PP tal y como prometió. El Psoe ha votado en parlamento Europeo y el Congreso en Madrid el 90 por cien de las leyes propuestas por PP, aunque aún hoy, mucha gente no lo sepa, ni se lo imagine ni sepa de que va el asunto. Y Podemos, esa gran incógnita, no sabemos cuanto tardará en dar su verdadera cara, es decir, nuestro  Alexis Tsipras particular español, el que traicionó al pueblo griego recortando aún más que ND y Pasok juntos.
 Izquierda Unida-Unidad Popular, no sabemos si hará algún grupo parlamentario con otras fuerzas de izquierda que han tenido iguales resultados que este partido. Pero de cualquier forma , poca influencia tendrá, de momento.
 La TROIKA exige recortes, ya saben. Y por el momento, veremos como nuestro PSOE (Pasok) se descubre como aliado de esa GRAN COALICCIÓN que se fue dando en todos los países de la Unión Europea, exceptuando Portugal (donde PS, Unión Popular y Partido Comunista se han unido frente a los recortes por mayoría). Pedro Sánchez no creo que mande mucho en estos momentos. Susana Díaz sí, y Felipe González goza de influencia en PSOE. Felipe está a favor de la gran coalición PP-PSOE, por el bien de la patria de los bancos y privatización además de recortes exigidos por TROIKA.
 Mientras tanto, tras estos resultados tan cuatripartitos, espero a que hable Julio Anguita (que ya vaticinaba  los resultados de anoche y andaba quemadísimo por la no unión entre Podemos e Izquierda Unida).
 Julio Anguita sentenció que no apoyaría a nadie en campaña pero que hablaría el día 21 de diciembre.
 Esperando a Julio Anguita, que no suele equivocarse mucho.
 

sábado, diciembre 12

¿Tras 20D se aceptarán recortes en España?


 Una semana queda para elecciones generales en España. Debates de amor y lujo espectaculares en La Sexta, Antena3 y demás fandanga. Pero de lo importante, poco. Es decir, de lo que exige la TROIKA para el día siguiente de elecciones, o sea, recortes y tijeretazo por una cantidad de 20.000 millones de euros sumados al billón que se debe, pudiera ser una nimiedad: la callada por respuesta de todos y cada uno de los líderes de todos los partidos, tanto de izquierda, centro como de derecha.
 ¿Qué partido en estos momentos posee la solidez, voluntad , mando y firmeza de sentarse con BCE, Merkel y FMI para reestructurar la deuda sin que afecte a las clases populares?
 Los Griegos con Tsipras y Varoufakis dijeron que no, al principio. Se celebró un referéndum para el OXI (No a los recortes) y solo sirvió para que Tsipras arrugase la espalda y acatara lo que Troika dictó. Llevó a cabo los recortes más duros en Grecia desde que se instauró la crisis financiera.
 España tienen un PIB superior al de Grecia. Quizás con eso un gran hombre de estado sabría no poner en riesgo de más pobreza y sufrimiento a su tierra.
 Pedro Sánchez,  Rajoy o Soraya S. de Santamaría, Albert Rivera, Pablo Iglesias son tibios en los debates con respecto a este asunto y no se pronuncian. ¿Quiere decir esto que aceptarán recortes sin pestañear? ¿Saben ustedes lo que significa eso? ¿Saben que se terminaría de privatizar la sanidad pública, la educación pública? ¿Qué emigrarán más jóvenes, que habrá más paro, que reducirán pensiones, que los contratos serán precarios, que los dependientes enfermos seguirán dejando de percibir atención y medios...etc?
  La Unidad Popular de Izquierda Unida, con Alberto Garzón al frente, se ha desgañitado advirtiendo todo esto. Pero a Garzón poco le han dejado debatir en debates estrella y se le tilda de blandengue por explicar las preguntas que le formulan en algunos programas sin sulfurarse.
 Alberto Garzón está muy bien valorado por el pueblo, pero sin embargo a IU apenas se le otorgan votos en las encuestas de varios medios oficialistas.
  Una pena que Podemos no haya querido unirse a  IU . Lo pagarán los de siempre.