Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

jueves, enero 28

Más sobre Felipe Gonzalez (por Judit Gutierrez)


Experiencia vicaria

Un blog de Judit Gutiérrez

Felipe González, el tío que me tocó tener.

Hay veces que pasan cosas raras, como cuando sueñas que un pulpo se come tu desayuno o como cuando votas a Felipe González por su programa de 1982 y estás de acuerdo con él en 2016. Lo que son cosas raras que nadie puede explicar. Para lo primero tenemos varios libros sobre la interpretación de los sueños, de lo segundo todavía no se ha escrito nada. Estamos esperando a ver si publica algo Enrique de Vicente. A lo que iba, que me lío y he venido aquí a contar con sumo placer, y algo de recochineo, una historia de familia, una historia de amor, de compromiso y traiciones. Una historia de chaquetas de pana y chupas de cuero. Ambas con hombreras. El asunto, yendo al grano, es que Felipe es mi tío ¿no lo sabíais? No os preocupéis, él tampoco. A veces me pasa, como cuando me hice novia de Toni Cantó y Alberto Garzón. El caso es que en mi casa toda la vida estuvo la foto de Felipe encima de la tele, con su marquito de plata labrada mientras las demás fotos se doblaban apoyadas contra figuras de porcelana de bodas, bautizos y comuniones. Él resaltaba sobre el resto porque era el mejor, era el puto amo. Y yo estaba encantada de que fuera mi tío, porque no sólo presidía la tele de mi casa también presidía España. Y eso, amigos y amigas, para mí era top.  ¿Y qué hace una niña pequeña con esa información tan golosa? Contarlo por ahí, en todas partes, en las clases de kárate y en el fútbol, en la escuela y en la parada del autobús. En todos y cada uno de los lugares en los que apoyaba mi trasero contaba que el presidente de España era mi tío. Lo contaba con orgullo pero sobre todo con cariño porque os juro que me educaron para amar cada una de las palabras que salían de su boca. Palabras que ahora escupe. Todo lo que yo contaba quedaba confirmado cuando mis coleguis venían a mi casa y veían la foto. Los niños son poco exigentes con las pruebas. Algunos adultos también. Total, que el día que me contaron que Felipe no era mi tío fue el segundo mayor drama de mi vida. Mayor que lo de que los reyes son los padres. Luego ya me fui enterando de lo de la entrada de España en la OTAN, la legalización de las Empresas de Trabajo Temporal, Filesa, el inicio de los conciertos educativos, la creación de la asignación del 0,52% del IRPF para la Iglesia… etc. Cuando me enteré de lo del GAL fue entonces cuando llegó el primer gran drama de mi vida: idolatraba a un puto bicho. Pero de todo se recupera una. Ahora vivo con diecisiete gatos y bebo cuarenta y tres latas de refresco de cola al día. Cuando no tuiteo me saco mocos.
Todo esto os lo cuento porque ahora en mi familia se abre un cisma (en realidad es desde hace mucho tiempo y creo que tiene que ver con mi diógenes), no sabemos qué hacer con él. Mi madre dice que le compremos unos sobaos y un poco lechi con Tachocao para ver si así se entretiene y deja de decir gilipolleces. Yo digo que le lancemos a los leones para que disfrute de cómo el animal grande se come al chico. ¿No quería capitalismo? ¡Pues toma capitalismo!

lunes, enero 11

La última gira de DAVID BOWIE DEP

 
 
 
La sorpresa de hoy, 11 de enero de 2016 pocos días de después de su cumpleaños 69 un excelente músico, profundo, interesado por la interpretación dramática que continuó investigando formas de expresarse, ha muerto. De cáncer y luchando contra la enfermedad durante 18 meses. Había anunciado una gira. Quizás quiso decirnos que emprendía su viaje fuera de este mundo.