Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

domingo, junio 12

Francia Estalla (artículo en Levante-emv


Francia estalla

10.06.2016 | 04:15
Francia estalla
Francia estalla
En 2011 las plazas de ciudades y pueblos de nuestra  España se llenaron a reventar de personas muy indignadas contra las medidas políticas  que venían tragando a golpe de decretazos-leyes-regresivas. La más iracunda fue esa Reforma Laboral firmada entre Zapatero (PSOE),  Mariano Rajoy (PP)  los representantes de  sindicatos mayoritarios CCOO- UGT más la Patronal (COE).
En Francia el gobierno de Hollande-Valls (de socialista nada) ha decretado ahora la misma reforma laboral y se ha encontrado con una respuesta sindical contundente contra una imposición que debilita de manera severa al pequeño empresario (merma sus condiciones laborales y salarios de miseria). El ministro Valls (de origen catalán) sigue al pie de la letra las instrucciones de la troika, al igual que Italia, España, Grecia, Portugal y Bélgica donde apenas hubo resistencia de la clase obrera. La France es diferente, que para eso el pueblo está bien educado en el colegio en cuanto a la adquisición de derechos fundamentales y a como no dejárselo robar por los gobernantes. El espíritu de Montesquieu y Robespierre de la Revolución Francesa permanecen en la sangre del pueblo francés.  El sindicato mayoritario y con más fuerza de los cinco existentes, la CGT, con un cántabro a la cabeza, Felipe Martínez, la ha liado parda, al organizar, con estrategia, huelgas y paros en las empresas más importantes : trabajadores de las refinerías, los portuarios y transportistas que circulan muy despacio y contribuyen al consumo exagerado de gasolina, y  por último, los agricultores. El petróleo, merced a estos paros y huelgas, se está agotando.  También se han puesto de acuerdo los obreros de las centrales nucleares francesas que dificultarán el suministro eléctrico a toda la población. Ay La France, que no se deja avasallar y conoce a fondo el significado de la fraternidad, igualdad, libertad sin recurrir a papá y a mamá para refugiarse.  En 1936 y en 1968 el pueblo francés estalló. Hoy también suman las manifestaciones estudiantiles y el movimiento similar al 15M español. ¿Qué exigen a Hollande? que derogue la Reforma Laboral enterita.Sin medias tintas. Más adelante veremos, si ese «chauvinismo» francés llegará a considerar  la inclusión (o no) de sus países hermanos, más debilitados en pensamiento y acción por los hachazos al dictado de la troika neoliberal. Habría que recordar la falta de instrucción en el colegio español en materia  de  derechos socio-laborales. Por aquí, Las elecciones del 26J están a unas cuantas noches y aún es pronto para saber si los «menos-mileuristas»  votarán al «capitalismo de rostro humano».
  Ahora bien, en Francia les llegan a robar su hucha de pensiones publicas y salen a saco a las calles. Además, en elecciones castigan  a los  políticos traidores. No votarán de nuevo al gobierno de Hollande (que de socialista tiene lo que yo de mulata).

viernes, junio 3

El Comunista Trumbo (art. Levante-emv)



El comunista trumbo

27.05.2016 | 04:15
Casi todos los escritores y guionistas que formaron la lista negra de los diez durante la caza de brujas del Comité de Actividades Antiamericanas (creado por senador McCarthy en 1947) habían apoyado al bando republicano español durante la guerra civil de 1936. Dalton Trumbo (autor de Johnny cogió su fusil, Espartaco, Papillón o Vacaciones en Roma) fue una de las víctimas del famoso tribunal estadounidense, que injería en la libertad de pensamiento, de expresión y vida personal. Fue condenado, declarado persona non grata, encarcelado junto a sus compañeros y a no trabajar,  acusados de su pertenencia al  Partido Comunista.
Aquel ataque fervoroso fue directo hacia un colectivo glamuroso y admirado por el gran público gringo: Hollywood y algunos personajes políticos. Consistió en fomentar el odio contra la antigua URRS, China, Corea y todos aquellos países con gobiernos socialistas sospechosos de conspirar contra EE UU. Por tanto, el tribunal obligó a Trumbo a declararse culpable y a lavar su culpa si delataba a sus compañeros. No lo hizo, ni lo hizo ninguno de los diez. Los delatores más famosos fueron Edward G. Robinson, Elia Kazan y Hedda Hopper.
La película Trumbo narra la vida de un ciudadano americano que obtuvo numerosos premios literarios antes de ser borrado de los títulos de crédito como guionista de las oscarizadas películas que escribió gracias a la lealtad de sus compañeros y familia que no le dieron la espalda. Sabían que además de ser uno de los mejores escritores e inventor de argumentos pertenecía a esa clase de personas generosas, fiel a sus principios, familiar y con una lengua capaz de callar a una Hedda Hopper (la actriz y columnista de sociedad más cruel y sádica de Hollywood, aupadora, delatora y arruinadora de vidas profesionales de artistas).
El filme despierta pasión en la sala, quizás porque nos traslada a uno de los episodios más deshonrosos y terribles dentro de la democracia estadounidense. Trumbo se convierte en un héroe humano, coherente, muy culto, cuyo delito fue ser comunista (sin cuernos, sin armas, ni diabólico) no querer confesarlo ante el Comité y negarse a delatar a sus compañeros. Ese tipo de héroes que ponía en boca y acción de sus personajes como Espartaco (Kirk Douglas) lo que él pensaba y defendía. Le costó trabajar en el mercado negro de Hollywood  con otros nombres, salario de miseria, sin figurar en títulos de crédito y sin poder recoger los Oscars hasta un año antes de su fallecimiento.