Palmera

Palmera
Palmera con Peñón

sábado, enero 7

La palabra de honor (poema)

La palabra de honor

 Llegó con un viento fresco
escueto, bravo y desafío
mientras lloraba a mi madre, aún.
 Abrí una rendija entre la puerta de hierro,
descreída ya entre tanta charlatanería
que quiere matar el silencio propio
Llegó cargado de cuentos de piratas
para aplacar mis pesadillas de verdad
sueños lógicos sin gracia  de sueños
Y me dio su palabra, palabra de honor
no sabía quien era
andaba a través de los wifis y cables de mentira
voces mentirosas escondidas por las redes
y escuché lo que quise entender
no eran sus palabras las que decía
si no lo que yo imaginé a ciegas
Nunca llegó de veras
porque era cobarde o hambriento de amor,
amor enfermizo de hiel,
yo su asidero
su brújula en un norte perdido
desde tiempos innombrables,
rituales de angustia,
sin poder calmarse.
 Daba soluciones a un guerrero sin tregua
que ansiaba unos senos de madre perpetua;
un hombre a su antojo
al que nunca vi
porque se divirtió jurando que vendría
para desdecirse después
y dejarme sombría.
Vengarse de alguien que no era yo, es cierto (a saber quienes serían)
Entonces vino mi consuelo interno
la madre a quien lloraba
apareció por dentro
y me recomendó sosiego
alegría y a jugar con mi vida
cargada de brisa presente
palmeras, rocas y mar de cielo
mi propio cielo, que soy yo
con mis quiebros y alzadas
con mi día a día
de lo pequeño y sutil
como esa mirada grisácea y azul
de mi gato blanco en mis ojos siempre de nuevas
dejándose sorprender
sin nada planificado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario